Los abusos bancarios son delitos de fraude o estafa cometidos por bancos, entidades financieras, sus directivos o empleados cuyas víctimas son los clientes. Los bancos pueden llevar a cabo prácticas abusivas de diversas formas con el objetivo de mejorar sus resultados o para evitar quiebras o pérdidas.

Hay entidades financieras que buscando ganar el máximo beneficio ofrecen a sus clientes productos tóxicos, cláusulas abusivas en las hipotecas y comisiones bancarias excesivas. Para que estas prácticas sean consideradas como abusos deberán ser llevadas a cabo por los directivos o empleados de la entidad y afectarán tanto al propio banco como al cliente.

Abusos en productos financieros

Estos son los productos financieros que históricamente más abusos bancarios han provocado, al ofrecerse a personas que no tenían el perfil apropiado para estos productos:

  • Participaciones preferentes: Son productos financieros que se adquieren a perpetuidad. Otorgan derechos económicos ya que permiten la participación en los dividendos, no obstante, a diferencia de las acciones, no permiten votar en las juntas de accionistas. El problema se encuentra en que el cliente no sabe cuánto tiempo va a tenerlas en propiedad, puesto que la entidad que las emite no tiene obligación de recomprarlas en una fecha determinada, sino que pueden tener una vida ilimitada.
  • Pagarés: Son documentos que consisten en una promesa futura de pago, su principal problema radica en que no están respaldados por ningún Fondo de Garantía. Si el banco quiebra, nadie devuelve la inversión, y los clientes, deberán sumarse a la lista de acreedores y esperar su turno para cobrar.
  • Cédulas hipotecarias: Son bonos garantizados por el banco que las emite. El cliente presta dinero que le es garantizado con préstamos hipotecarios ya otorgados. Deben venderse en mercados secundarios, esto puede conllevar pérdidas de rentabilidad al tratarse de mercados complejos y muy saturados.
  • Deuda subordinada: Deuda emitida por el banco, que en caso de quiebra, sus poseedores cobrarán después de los administradores judiciales, Hacienda y la Seguridad Social. Su valoración es excesivamente baja, en muchos casos, los consumidores han experimentado que el precio al que compraron la deuda es muy inferior al valor de mercado.

Abusos en hipotecas

En los contratos de hipotecas también pueden producirse abusos bancarios:

  • Cláusula suelo: Son barreras que impiden que el consumidor pueda beneficiarse del descenso de los tipos de interés en las hipotecas.
  • Clips: Se establece un tipo de interés fijo para las hipotecas, en lugar de vincularlas a tipos de interés de los mercados interbancarios como puede ser el Euribor. Si el tipo se sitúa por encima del tipo de interés fijado en el clip será el banco quien abone la diferencia, pero si el tipo de interés cae por debajo de los tipos fijados, será el consumidor quien pague la diferencia.
  • Hipertasaciones: Tasaciones excesivamente elevadas. Las viviendas son valoradas muy por encima de su valor razonable. Hay bancos que utilizaron estas prácticas para engrosar sus balances.

Abusos en las cuentas bancarias

Estos son los abusos más comunes en las cuentas corrientes:

  • Comisiones: Importes excesivos por la prestación de servicios bancarios.
  • Domiciliación de nóminas: Cobros excesivos por la domiciliación de nóminas y recibos.