Los agregados monetarios, definidos por el Banco Central Europeo como M1, M2 y M3 suponen las medidas del concepto de dinero más líquidas, es decir, aquellos elementos que se utilizan como medio de pago en la economía.

Son una serie de pasivos líquidos emitidos por el sector emisor de dinero (Instituciones Financieras Monetarias Residentes en la zona euro) y en poder del sector tenedor de dinero.

Poniendo un ejemplo, digamos que usted acude a una entidad bancaria para abrir una cuenta, dicho depósito es un pasivo para esa entidad bancaria y es considerado e incluido dentro del agregado más estrecho M1.

Los agregados monetarios en forma de esquema son:

Agregados Monetarios

La forma que utiliza el BCE para medir estos agregados monetarios es a través del balance consolidado de aquellas Instituciones Financieras Monetarias (IFM) residentes en el área euro y que son las emisoras de dinero. A partir de dicho balance se pueden calcular las contrapartidas de los agregados monetarios.