Las Bandas de Fluctuación son los rangos de máximos y mínimos en los que se mueve el tipo de cambio de un país o zona en relación al tipo de cambio oficial. Las Bandas de fluctuación son un término macroeconomico que forma parte de los agregados monetarios y de la política económica y monetaria de los Bancos Centrales.

Las Bandas de Fluctuación solamente se relacionan con países o zonas que tienen moneda propia como por ejemplo la Unión Europea. Sin embargo, aquellos países que no tienen moneda propia como es el caso Ecuador, cuya moneda es el dólar, no se da esta circunstancia.

Los Bancos Centrales son las instituciones encargadas de velar por la estabilidad del tipo de cambio en torno a estos márgenes de fluctuación alrededor del tipo de cambio medio o el tipo de cambio oficial. Estos márgenes de fluctuación reciben el nombre de puntos de intervención.

Cuando el tipo de cambio sobrepasa estos niveles de precaución el Banco Central interviene comprando y vendiendo la divisas para mantenerla dentro de estos niveles. Un ejemplo muy claro de intervención en el tipo de cambio lo encontramos en el Banco Central de Suiza y su intervención en su tipo de cambio respecto al euro en el nivel de 1,18-1,20 a principios del año 2015 abandonando su tipo de cambio mínimo.

Tipos de bandas de fluctuación

Existen dos tipos de bandas de fluctuación:

  1. Simétricas: Son aquellas que pivotan en torno a un tipo de cambio central oficial. Por ejemplo +/- 1%.
  2. Asimétricas: Son aquellas que van variando en función de cómo cambie el tipo de cambio.

Podemos decir, por tanto, que los Bancos Centrales actúan en favor del mantenimiento de tipos de cambio estables que inciden en la balanza comercial de los países. A su vez, son un instrumento de política monetaria cuya intervención solamente puede ser realizada por éstos. Recordemos que, por ejemplo, la política monetaria en la UE es llevada a cabo por el BCE (Banco Central Europeo), de este modo, los bancos nacionales no pueden llevar a cabo esta intervención.