El capital riesgo –conocido en inglés como private equity– generalmente se refiere a las estrategias de inversión que invierten en capital (acciones) negociadas en un mercado privado (en oposición a las acciones que cotizan en bolsa -público-), tales como emisiones de acciones privadas o temas vinculados al capital de empresas privadas.

Las inversiones en private equity suelen llevar consigo un mayor riesgo que la inversión en acciones en la bolsa, pero también por eso las rentabilidades suelen ser también mucho más elevadas. Otra característica de este tipo de estrategia de inversión es que el horizonte de inversión suele ser a largo plazo, teniendo un componente de iliquidez bastante elevado.

En resumen, podemos concluir que el capital riesgo tiene a grandes rasgos las siguientes características comunes:

  • Se invierte en empresas no cotizadas. De hecho, la idea que surge del capital riesgo es, por un lado, financiar a las pequeñas y medianas empresas (mediante inyecciones de capital) y por el otro, rentabilizar la inversión de aquellos que prestan dichos fondos. La comisión de intermediación (que puede ser fija o variable) es la que se lleva la entidad de capital riesgo.
  • El horizonte de inversión es de entre 4 o 10 años, pudiendo ser ampliado en el caso de que el estado de la economía donde opere dicha compañía lo requiera (factores externos).
  • La rentabilidad de este tipo de inversión suele rondar el 20% (TIR). Viene de la diferencia entre el precio de compra y el precio de venta más los dividendos, aunque normalmente al invertir en empresas en periodo de expansión, éstas reinvierten los beneficios.
  • El capital riesgo invierte en empresas en fase de crecimiento mayoritariamente.
  • A parte de los fondos que se inyectan y que sirven de financiación a la empresa, normalmente se sienta un profesional de la entidad de capital riesgo en el consejo de administración.
  • El equipo directivo es, en la mayoría de los casos lo que marca la diferencia en las empresas objeto de inversión. Pues es el único aval que tienen los profesionales del capital riesgo que seleccionan las empresas. No es en lo único en lo que se fija, también el plan de negocio de la empresa y los cash flows futuros de la misma.

En proceso de capital riesgo, hay tres momentos especialmente importantes que ocurren siempre de la misma forma.

  • Captación de fondos: en donde se recauda el dinero por parte de la entidad de capital riesgo que será el utilizado para invertir en las empresas del portfolio.
  • Inversión: a través del fondo de capital riesgo.
  • Desinversión: este es uno de los puntos más importantes en todo el proceso. Existen varias formas en las que una entidad capital riesgo tiene para salirse del capital de la empresa.
    • Venta en el mercado de las acciones mediante una salida a bolsa (mediante una oferta pública de venta)
    • Los accionistas que en un principio ya estaban en la empresa pueden recomprar las acciones a la entidad de capital riesgo.
    • Pueden venderse las acciones a un tercero en una operación privada.
    • Se puede dar el caso que la empresa se liquide por insolvencia.

Tipos de inversión

Los cuatro tipos de inversión diferentes que entran en el ámbito del capital riesgo incluyen:

  1. Venture capital: financiación de capital para empresas en sus primera fase de vida, startups.
  2. Leverage buyouts (LBO) o compras apalancadas: en este caso son empresas públicas que se privatizan recomprando acciones públicas pidiendo dinero prestado (financiación).
  3. Mezzanine financing: una mezcla entre deuda privada y financiación de capital.
  4. Distressed debt o deuda en dificultades: inversiones de capital privado en empresas ya establecidas que tienen problemas o dificultades financieras.

La estructura del capital riesgo

En la estructura de un capital riesgo, hay cuatro partes interrelacionadas:

1. Los inversores.

2. Las entidades de capital riesgo.

3. Los fondos de capital riesgo.

4. Las carteras de los fondos de capital riesgo.

Esta estructura puede parecer confusa, pero el término de “inversión en capital riesgo” aparece en los cuatro niveles. Para aclarar algunas dudas, tenemos que entender la estructura de los private equity.

Las entidades de capital riesgo tienen el papel de intermediarios en los mercados financieros. Por un lado, recaudan fondos (de aquellos inversores que deseen obtener una rentabilidad elevada) y por el otro, gestionan la inversión de esos fondos. Estas firmas operan con uno o más fondos de capital riesgo. Los socios, que son limitados, generalmente inversores institucionales y en menor medida personas con mucho dinero, proporcionan la mayoría del capital del fondo. De esta forma, los socios invierten en el fondo de capital riesgo en vez de hacerlo directamente en la empresa. Cada uno de los fondos de capital riesgo tienen una cartera o porfolio de empresas en donde invierten los fondos recaudados.

El Acuerdo de Asociación Limitada (Limited Partnership Agreement) del fondo de capital riesgo define el marco jurídico de la asociación y en él se describen los términos y condiciones para todas las partes involucradas en el fondo.

La esperanza de vida del fondo suele ser de entre 4 y 10 años con una posible ampliación de hasta tres años. Las acciones del fondo, no están registradas ante la Comisión de Bolsa y Valores (Securities and Exchange Commission -SEC-), por lo que no se pueden negociar en mercados públicos, es decir, la Bolsa.

Un fondo de capital riesgo invierte en empresas que están en un periodo de expansión, de esta forma lo que hace es sentar en el consejo de administración a uno de sus profesionales de la entidad de capital riesgo para que tome la riendas de la empresa y consiga hacerla más eficiente.

El siguiente diagrama puede ayudarle a entender el proceso de inversión:

pe