Se denomina dumping a la práctica continuada de vender productos y servicios por debajo de su precio de coste.

Es un término anglosajón derivado del término “dump” que significa verter o derramar. Se utiliza como sinónimo de vender por debajo del precio de fabricación o coste de un producto con el ánimo de reventar el mercado y la competencia.

Inicialmente el dumping estaba relacionado como una practica del comercio internacional (dumping internacional). De forma que una exportación se traslada a otro país por debajo del precio de coste para tratar de apartar a la competencia local. Sin embargo, actualmente el dumping surge en la totalidad de los campos y mercados, tanto internacionales como locales. Aunque en mercados locales se conoce más comúnmente como precios predatorios.

Tipos de dumping

Pueden existir varios tipos de dumping, dependiendo del origen y motivación que se alcance:

  • Social: Cuando por ley se obliga a tener precios bajos en algunos productos, como por ejemplo productos básicos de subsistencia.
  • Tipo de cambio: Motivado por variaciones en los tipos, de forma que en algunos países el tipo de cambia haga que los productos se vendan muy por debajo que sus competidores y de los costes nacionales.
  • Oficial: Cuando los productos tienen subvenciones y exenciones fiscales para poder vender a bajo precio.
  • Predatorio: Es el propiamente conocido como dumping, ya que consiste en vender a conciencia y de manera manifiesta a precios por debajo de coste ya sea para introducirse en un mercado o formalizar monopolios. Se trata de ocasionar pérdidas a corto plazo para conseguir abrir beneficios en el medio y largo plazo, destruyendo a su paso la industria circundante.

Desarrollo de prácticas anticompetitivas

El dumping como práctica ha existido realmente siempre. Es habitual encontrar campañas de marketing en las que un producto se regala o se vende a un precio mucho menor del objetivo. Pero esto se hace de forma temporal y abiertamente conocida. Mientras que las prácticas anticompetencia entre las que se señala el dumping entienden estas modalidades como forma desleal de participar y competir en un mercado.

Sin embargo, bien diferente es operar en un mercado en competencia donde algunos de los agentes operan de forma desleal, contradiciendo la política y los acuerdos comerciales de la legislación vigente. En este sentido, son los acuerdos GATT (Acuerdo General sobre Comercio y Aranceles) a nivel global los que regulan estas prácticas en cuanto a comercio internacional (exportaciones e importaciones). Mientras que los propios Estados y acuerdos de libre comercio son las que regulan y prohíben estas prácticas a nivel nacional, impidiendo así reventar un mercado por la operativa de prácticas anticompetitivas.