La elasticidad cruzada (de la demanda) es el cambio porcentual en la cantidad demandada de un bien o servicio X ante el cambio de precio de otro bien o servicio Y.

La elasticidad cruzada es una medida de la sensibilidad de la demanda de un bien o servicio ante la variación del precio de otro bien o servicio, es decir, cuánto cambia el consumo de un producto al cambiar el precio de otro producto. Por ejemplo, cuánto aumenta la compra de vehículos cuando disminuye el precio de la gasolina, o cuánto disminuye la compra de impresoras si aumenta el precio de la tina de impresora. Se puede calcular con cualquier bien o servicio, más abajo veremos cómo afecta la relación entre los productos según sean sustitutivos, complementarios o independientes.

Cálculo de la elasticidad cruzada

Para calcular la elasticidad cruzada la mediremos de la siguiente forma:

ex,y = Variación porcentual de la cantidad demanda de X / Variación porcentual del precio de Y

En términos matemáticos utilizaremos la siguiente fórmula:

Donde:

Qx= cantidad de x

Qy= cantidad de y

Px= precio de x

Py= precio de y

▲ = variación

Bienes sustitutos

Cuando la elasticidad cruzada de demanda es positiva, se tiene que el producto Y es sustituto del producto X. De esta forma, ante un aumento del precio en Y, la cantidad demanda de X aumenta. Lo anterior quiere decir que los consumidores consideran que X puede ser un buen sustituto de modo que cuando el precio de Y aumentan, reducen sus compras de Y para reemplazarlas por una mayor cantidad de compra de X.

Veamos un ejemplo: la mantequilla es un sustituto de la margarina (al menos para una gran cantidad de personas). De esta forma, si el precio de la mantequilla aumenta, se espera que la cantidad demandada de margarina aumente.

A continuación vemos un ejemplo gráfico:

Como vemos, el equilibrio inicial en el mercado de la mantequilla se encuentra en E, no obstante este cambia  E´ con un mayor precio debido a una reducción de la oferta. Ahora pasamos a observar la reacción en el mercado de la margarina. Si la margarina es sustituto de la mantequilla, la cantidad demanda aumenta (de Q a Q´).

Todo lo anterior se ve reflejado en la elasticidad cruzada, si es positiva, entonces sabremos que los bienes o servicios son sustitutos.

Bienes complementarios

Cuando la elasticidad cruzada es negativa resulta entonces que los bienes o servicios son complementarios, esto es, se utilizan o consumen en conjunto. Por ejemplo el pan y la mantequilla. Como a la mayoría de la gente les gusta consumirlas juntas si aumenta el precio de la mantequilla, reducirán sus compras de este producto pero también reducirán sus compras de pan.

Veamos los gráficos respectivos:

Si observamos el gráfico de la izquierda veremos el mercado de la mantequilla. El equilibrio inicial es el punto E, pero luego ocurre una reducción de la oferta que hace aumentar el precio y ajustarse a un nuevo equilibrio E´. Si el pan es un complemento de la mantequilla, esperamos que su demanda caiga, tal como ocurre en el gráfico de la derecha.

Bienes independientes

Cuando la elasticidad cruzada es cero, se tiene entonces que los bienes o servicios son independientes. Esto es, los consumidores no los consideran ni sustitutos ni complementarios y por tanto, sus demandas son independientes.

Veamos un ejemplo: los zapatos y la leche. Ambos bienes satisfacen necesidades completamente distintas por lo que no se espera ninguna reacción en el mercado de los zapatos ante una variación en el mercado de la leche.