FROBEl Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) es un organismo que se creó en España en el 2009 con el fin de poner en orden el desbarajuste de las entidades de crédito, acrecentado por la crisis financiera de 2008.

El Real Decreto-ley por el cual fue aprobado recoge que sus dos principales objetivos son hacer frente a la gestión de los procesos de reestructuración de las entidades de crédito y contribuir a reforzar sus recursos propios en los procesos de integración de entidades. En palabras llanas se trata de crear una hucha de cerdito destinada no a pagar nuestras vacaciones sino a arreglar los problemas financieros que se nos vayan presentando en el proceso de recuperación económica.

La primera dotación que recibió este fondo fue de 9.000 millones de euros, el 75% por parte de los Presupuestos Generales del Estado y el 25% a cargo de fondos de garantía de depósitos de bancos, cajas de ahorro y cooperativas de crédito. Posteriormente, se amplió a 15.000 millones de euros. Pero esta hucha no funciona como las de toda la vida, tiene la característica de endeudamiento, es decir, puede gastar más que lo que guarda es su interior. En la fecha de creación era de 45.000 millones, el límite para el ejercicio de 2012 fue de 120.000 millones.

¿Quién está al mano del FROB?

Una comisión rectora compuesta por ocho miembros nombrados por el Ministerio de Economía, cinco a propuesta del Banco de España y los otros tres de cada uno de los fondos de garantía de depósitosEl mandato es de cuatro años renovable. 

 ¿Cuál es su función? 

Se trata del mecanismo encargado de sacar a flote el sistema financiero español mediante la revisión de las entidades que lo forman y las inyecciones de capital pertinentes. Dichas revisiones han provocado que no pocas entidades hayan sido intervenidas y otras se hayan visto obligadas a fusionarse para cumplir los requisitos de solvencia y poder acceder a las ayudas del FROB.