Se conoce como indicador de confianza del consumidor a un tipo de indicador de naturaleza económica útil a la hora de estudiar y prever el comportamiento de los individuos de un sistema económico en términos de consumo. Es decir, permite averiguar la percepción que el sector privado tiene de la economía en un país.

A grandes rasgos, el motivo por el que estudiar el comportamiento de los agentes económicos (individuos, empresas…) responde a la necesidad de conocer su impresión u opinión sobre el funcionamientos del sistema y cómo encuentran su propia situación desde el punto de vista económico.

Un detalle importante de este tipo de indicadores es que cada lugar cuenta con su propio sistema de medición, no existiendo una modalidad única. Hay unos ejemplos más extendidos como el estadounidense Índice de Confianza del Consumidor de la Conference Board o el creado por la Comisión Europea por medio del Eurostat. En España existe el Indicador de Confianza de los Consumidores (ICC) que desarrolla el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) desde 2004.

Funciones del indicador de la confianza del consumidor

Dependiendo del nivel de optimismo o pesimismo que se refleja en este tipo de indicadores o medidores es posible estudiar conceptos como el consumo de bienes y servicios y su efecto en la producción de un país. Por tanto este tipo de estudios sirven para intentar prever el gastos que las personas de un territorio piensan realizar teniendo en cuenta el modo en el que ven su entorno económico.

Según lo anterior, el indicador de confianza del consumidor analiza el consumo de los individuos (que ven posibilidades en su vida cotidiana para ello, visión positiva de la economía) o su ahorro (en el caso de que prefieran esperar a mejores tiempos para gastar su dinero, visión negativa de la economía).

Cálculo del indicador de la confianza del consumidor en España

En casi todos los países se realiza de una forma parecida. Vamos a ver como ejemplo el cálculo del indicador de confianza en España:

Mensualmente, el centro de investigaciones sociológicas (CIS) realiza cerca de 1500 encuestas telefónicas a personas mayores de 16 años. Estos individuos seleccionados acostumbran a ser representativos de diferentes sectores de la sociedad del país, a nivel de renta, zona geográfica o nivel de estudios o la situación laboral, por ejemplo.

Este indicador se desglosa en dos apartados:

  • Indicador de la situación actual, para conocer las impresiones de los individuos sobre la situación económica comparándola con la de medio año antes (pasado reciente), tanto a nivel de su país como en el entorno más familiar y enfocándose en el mercado laboral o las posibilidades de consumo.
  • Indicador de expectativas, sobre las previsiones de estos individuos de los siguientes seis meses (futuro inmediato), por lo que mide el optimismo o la desconfianza.

Existen otros elementos a tener en cuenta al realizar un completo estudio de confianza como tipos de interés, expectativas de inflación o el consumo de bienes duraderos.

Los resultados son presentados el día 3 de cada mes por medio de un valor comprendido entre 0 (el extremo más pesimista) y 200 (nivel máximo de optimismo). Se considera que valores menores de 100 transmiten percepciones negativas del funcionamiento del sistema, mientras que mayores de 100 lo opuesto.