Se considera industria a toda aquella actividad cuya finalidad sea transformar materias primas en productos de consumo final o intermedio. La gran mayoría de actividades industriales se engloban dentro del sector secundario.

El propio concepto de industria implica siempre un proceso productivo, que empleará una cantidad determinada de trabajo y capital, y que estará basado en la transformación de las materias primas. Además requerirá otra clase de abastecimientos (como recursos energéticos) que si bien no participan directamente en el proceso industrial sí son indispensables para la existencia de éste. El resultado final será la obtención de un bien manufacturado, que podrá ser de consumo final (si pasará directamente a los consumidores) o intermedio (en cuyo caso deberá someterse a otro proceso industrial de transformación antes de poder ser consumido por el público). De esta forma el concepto de actividad manufacturera queda íntimamente ligado al de industria. Sin embargo, es conveniente puntualizar que aunque la industria suele asociarse al sector secundario, esta identificación no es del todo exacta ya que existen algunas industrias como la explotación forestal que pertenecen al sector primario.

Tipos de industria

Según el peso de las materias primas que producen podemos distinguir dos tipos principales de industrias:

  • Industria pesada: basada en la producción de máquinas y energía. Podemos destacar la metalurgia, petrolera, química y extractiva.
  • Industria semiligera: utilizan productos semielaborados para producir generalmente bienes de equipo como automóviles o maquinaria.
  • Industria ligera: utiliza materiales parcialmente elaborados y se dedica a producir productos elaborados o semielaborados que serán consumidos por el público o por otras industrias.

También se puede hacer una segmentación de la industria según el momento del proceso productivo en que se encuentre:

  • Industrias de Base: Son las primeras en la fase de producción,  transforman materias primas en productos semielaborados para su utilización en otras industrias y raramente son vendidas al consumidor final. Un claro ejemplo es la Siderurgia.
  • Industrias de bienes de equipo: Se dedican a la producción de b ienes de equipos productivos a través de la transformación de productos semielaborados (por industrias de base normalmente). Por ejemplo, fabricación de maquinaria o equipos electrónicos.
  • Industrias de bienes de consumo: Fabrican bienes de consumo para el uso directo del consumidor final. Por ejemplo textiles o electrodomésticos.

Además puede hacerse una clasificación sectorial, encontrando así muchas variantes, las principales son:

  • La industria siderúrgica (dedicada a la producción de hierro y acero).
  • La automovilística (vehículos terrestres).
  • La alimentaria.
  • La química.
  • La textil.

Ejemplo de industria

Como ejemplo podríamos citar unos altos hornos industriales, que formarían parte de la industria siderúrgica. El proceso comenzaría con la llegada de unas cantidades determinadas de hierro y de carbón, los cuales serían sometidos a un proceso de transformación que requerirá mano de obra (trabajo) y unas instalaciones equipadas con la maquinaria adecuada (capital). Los altos hornos necesitarán consumirán además energía eléctrica y otros insumos para poder funcionar, y el proceso culminará con la obtención de un bien manufacturado, el acero. Este bien, a su vez, podrá ser consumido directamente por el público o bien pasar por otros procesos industriales para producir otros bienes.