La inversión orientada al mercado es un estilo de inversión que consiste en invertir en acciones representativas del mercado. Es un estilo que no es ni inversión de valor ni de inversión en crecimiento. A veces se conoce como inversión ciega o inversión core.

Los inversores orientados al mercado suelen formar carteras que se mueven en línea con los índices bursátiles  de mercado. Unas veces se centran más en las acciones infravaloradas y otras en el crecimiento de beneficios.

Los inversores que confían en este tipo de inversión a menudo invierten directamente en los índices de mercado, ya sea a través de fondos, futuros o ETFs.

Sub-estilos de la inversión orientada al mercado

Existen cuatro sub-estilos de inversión dentro de los enfoques orientados al mercado:

  • Inversión en crecimiento a precios razonables (GARP)
  • Inversión de estilo mixto (blend): incluye tanto activos valor como crecimiento. Un claro ejemplo son los grandes índices bursátiles (S&P 500, Eurostoxx 600, Russell 1000, etc).
  • Inversión central (core): incluye activos que no se identifican claramente ni con el estilo valor ni con el estilo crecimiento.
  • Inversión orientada al mercado inclinada hacia la inversión value
  • Inversión orientada al mercado inclinada hacia la inversión en crecimiento
  • Rotación de estilos: realmente no es un sub-estilo, sino que consiste en rotar la forma de inversión siendo a veces value y a veces inversión en crecimiento. Lo más común es utilizar el estilo valor cuando se espera un crecimiento económico y en empresas en crecimiento cuando hay estancamiento económico.