Las operaciones de ajuste son operaciones de mercado abierto, cuya finalidad específica es regular la situación de liquidez en el mercado y controlar la evolución de los tipos de interés, suavizando los efectos que puedan tener en el mismo las fluctuaciones inesperadas de liquidez en el mercado.

Debido a que son operaciones que se desarrollan en momentos concretos, en los que hay que actuar rápidamente (no tienen ni periodicidad ni vencimiento normalizado), es necesaria la existencia de un grado de flexibilidad óptimo, que permita disponer de un conjunto amplio de medidas e instrumentos adecuados para llevar a cabo estas operaciones.

Precisamente, por esta razón, en caso de ser necesarias, se realizan mediante subastas rápidas o procedimientos bilaterales.

  • Subastas rápidas: se ejecutan en el plazo de una hora entre el anuncio de la subasta y la notificación de los resultados de la adjudicación.
  • Procedimientos bilaterales: el Eurosistema opera con un número limitado de entidades de contrapartida sin que se intervenga con una subasta.

Las operaciones de ajuste podrán ejecutarse el último día del periodo de mantenimiento de reservas para contrarrestar los desequilibrios de liquidez que puedan haberse acumulado desde la adjudicación de la última operación principal de financiación.

Normalmente son llevadas a cabo por los Bancos Centrales Nacionales de una forma descentralizada, pero en circunstancias excepcionales el Consejo de Gobierno puede decidir que el BCE lleve a cabo operaciones de ajuste bilaterales.

Las características operativas de las operaciones de ajuste pueden resumirse en las siguientes :

  • Pueden ser tanto operaciones de inyección como de drenaje de liquidez, realizadas a través de distintos instrumentos existentes. Las operaciones de inyección de liquidez se realizan mediante operaciones temporales, swaps de divisas o compras simples y las de absorción mediante operaciones temporales, swaps de divisas o depósitos a plazo fijo.
  • Son operaciones sin periodicidad regular ni vencimiento normalizado, que se llevan a cabo ante situaciones específicas que exigen una actuación rápida.
  • Las operaciones para inyectar liquidez se ejecutan, normalmente mediante subastas rápidas, aunque no se excluye la posibilidad de utilizar procedimientos bilaterales.
  • Las operaciones para absorber liquidez se ejecutan, normalmente mediante procedimientos bilaterales.
  • Su ejecución se realiza a través de los Bancos Centrales Nacionales y excepcionalmente por el BCE.
  • Respecto a las entidades de contrapartida, se puede seleccionar un número limitado de ellas de entre las que cumplen los criterios generales de selección.
  • Se pueden utilizar como garantía de estas operaciones toda la gama de activos existentes (colateral), tanto negociables como no negociables.

En inglés: Fine-tuning operation