El precio de ejercicio o strike en inglés, es el precio al que se compra o vende un activo financiero (generalmente una opción financiera), y que ya viene definido por el emisor de esta opción.

Determinantes del precio de ejercicio (Strike)

El precio de ejercicio se compara con el precio de mercado y será el punto de inflexión a partir del cuál el inversor verá el valor de la opción. De este modo, el inversor no generará beneficios hasta que haga un juego de suma o resta (según sea una posición larga o posición corta) del strike a la prima o el coste pagado por esa opción. Esta barrera de beneficios recibe el nombre de break even y es el umbral a partir del cúal el inversor va a comenzar a tener beneficios.

Por ello, será muy importante ver si la opción se encuentra (ITM, ATM, OTM), dado que el precio de la prima variará considerablemente en función de estas variables.

A su vez, el emisor puede ofrecer diferentes strikes a diferentes precios y será el inversor el que decida cual de ellos es de su conveniencia.

Ejemplo de precio de ejercicio (Srike)

Supongamos 1 contrato Call sobre la compañía Telefónica con precio strike de 9,70 euros y una prima de 0,50 euros por opción. Imaginemos a su vez que la acción de Telefónica cotiza a 9,50 euros. El inversor decide comprar la call, pero su break even o su umbral a partir del cuál no empezará a tener beneficios no será hasta que alcance el siguiente nivel:

BreakEven = 9,70 + 0,50 = 10,20€

Debemos tener en cuenta que al precio strike le debemos sumar la prima pagada, esto es, 9,70 más 0,50 euros, hacen un total de 10,20 euros. Recordemos que la acción cotiza a 9,50 euros. Por tanto, el inversor se encuentra lejos de su break even, quizás no sería una buena opción haber comprado la opción call.