La tasa tobin es el nombre que coloquialmente se le ha otorgado al Impuesto sobre las transacciones en divisas, un concepto desarrollado por el Nobel de economía estadounidense James Tobin cuyo objetivo principal era encontrar un disuasor del fenómeno especulativo.

Tobin presentó en los años 70 este impuesto a través de su publicación “A proposal for international monetary reform en el Eastern Economic Journal”. Básicamente, este concepto cuyas raíces se fundamentaban en el keynesianismo proponía gravar los flujos de capitales con un 0,5% y así desincentivar actitudes especulativas.

La tasa tobin supone un concepto muy recurrente en la discusión económica actual, habiéndose convertido varias décadas después de su creación en una idea referente del movimiento antiglobalización en los últimos años.

Por medio del establecimiento de impuestos a las transacciones financieras los teóricos antiglobalización argumentan que se conseguiría una mejor, más justa y más eficiente distribución de la riqueza a nivel global. Antes de su muerte en 2002 el propio autor se desmarcó de esta postura justificándose como un firme defensor del libre comercio.

Beneficios de la aplicación de la tasa tobin

  • Mayor nivel de ingresos en manos de los gobiernos e instituciones económicas, que podrían destinarse a zonas menos desarrolladas.
  • Colaboración de bancos y entidades financieras en la disminución de deudas de los países.
  • Contribución a una mayor estabilidad del sistema financiero, traducible en mayor solidaridad hacia países pobres y la supervisión de organizaciones supranacionales supervisoras.

El autor norteamericano proponía imponer un impuesto a cada transacción u operación financiera que fuera más allá de fronteras nacionales y entre diferentes divisas o monedas, especialmente queriendo afectar a los flujos de capital en el corto plazo. De este modo trataba de impedir o dificultar que existiera un mayor lucro o beneficio por parte de aquellos que aprovechaban las fluctuaciones provocadas por los tipos de cambio.

Con las revisiones del modelo en los últimos tiempos, el concepto se ha ido ampliando a otros activos, como acciones, bonos o títulos de deuda.

Críticas a la tasa tobin

  • Diferenciar entre movimientos de capitales especulativos y no especulativos no es tan fácil. Los especuladores pueden desarrollar mecanismos de evasión y transformación de sus capitales, como los paraísos fiscales.
  • Si no es aplicado por la mayoría o totalidad de países no funciona. Pues los especuladores siempre encontraría refugio para sus operaciones en alguna parte.
  • En la lucha contra la pobreza esta medida sería insuficiente si no es acompañada y reforzada por otras medidas por desarrollo y crecimiento, especialmente en las zonas más necesitadas del planeta.
    Podría llegar a desincentivar la inversión debido al aumento de tributos.