La utilidad cardinal es un concepto económico según el cual, la utilidad o satisfacción que obtiene una persona al consumir un cierto bien o servicio es directamente observable y cuantificable.

La utilidad cardinal es una medición exacta de la utilidad que obtienen los consumidores de cada bien o servicio. La unidad de medida utilizada son los “útiles” y  con ellos es posible hacer operaciones aditivas, ordenaciones y comparaciones tal como se hace con los números.  La utilidad cardinal asigna un cierto valor al consumo de una cesta de bienes y servicios, valor que depende de las preferencias del consumidor y de la cantidad consumida de cada bien.

Ventajas de la utilidad cardinal

La utilidad cardinal tiene varias ventajas entre las que destacan:

  • Permite conocer con exactitud cuánto valora un bien o servicio una persona
  • Es posible ordenar los bienes y servicios según reporten mayor o menor utilidad
  • Se pueden hacer comparaciones directas entre las valoraciones que hacen distintos consumidores
  • Es factible calcular con exactitud la utilidad marginal que reporta el consumo de una unidad adicional del bien o servicio
  • Se pueden graficar las preferencias de un consumidor utilizando una curva en cuyos ejes se encuentran la cantidad consumida y los “útiles” obtenidos

A continuación vemos las curvas de utilidad total y marginal en donde se aplica el concepto de utilidad cardinal ya que a cada cantidad consumida se le ha asignado un valor exacto y medible.

 

utilidad-total-y-utilidad-marginal

Desventajas de la utilidad cardinal

La utilidad cardinal en la práctica no existe. No es posible medir con exactitud la satisfacción que le reporta a una persona el consumo de un cierto bien. Cualquier número que asignemos será arbitrario y en ningún caso será posible hacer comparaciones interpersonales.

La utilidad cardinal es una ficción que tiene utilidad teórica pero que no se ajusta a la realidad. Las personas son complejas y medir el valor que asignan a los bienes y servicios es engañoso.

De todos modos, la imposibilidad de una utilidad exacta no es impedimento para hacer análisis económico. Algunos economistas han propuesto el uso de la utilidad ordinal que en vez de asignar valores exactos se enfoca al orden o prioridad.