La variación de existencias se refiere a la evolución que sufren las existencias almacenadas de una compañía durante el ejercicio. Es decir, analiza como varían las existencias que la empresa tiene registradas en el almacén.

Para calcular la variación de existencias se comparan las existencias almacenadas el primer día del ejercicio con respecto al último día de ejercicio: así obtenemos la variación de existencias anual.

Variación de existencias = Existencias finales – Existencias iniciales

Aunque antes de calcular la variación de existencias, tenemos que calcular el número de existencias a final de ejercicio. Lo calculamos con la siguiente fórmula:

Existencias finales = Existencias iniciales + Existencias Fabricadas – Existencias Vendidas

Las existencias son los bienes o productos que una compañía fabrica o compra con el objetivo de ser revendidos y cuya venta constituye la principal actividad de la empresa. Cuando en el ámbito contable nos referimos al concepto de “existencias”, estamos refiriéndonos a aquellos bienes que todavía no han sido vendidos (aunque el objetivo es su venta inmediata) y que, por tanto, permanecen en el almacén de la compañía. Como no han sido vendidas, no han generado un ingreso por venta, aunque sí un gasto por su compra o su fabricación.

Por tanto, necesitamos realizar una regularización de las existencias para imputar el gasto de las existencias a medida que se venden, no a medida que se compran o fabrican. Esta regularización la conseguimos con la variación de las existencias.

Variación de existencias. ¿Cómo afecta a la cuenta de resultados de la empresa?

Como acabamos de comentar, la variación de existencias tiene por objetivo hacer una regularización de existencias para imputar el gasto de las existencias vendidas. Nos podemos encontrar con dos situaciones:

  • Aumento de existencias en almacén: Ocurre cuando las existencias en el almacén a final de ejercicio son mayores que a principio de ejercicio. Esto se produce cuando la compañía compra o fabrica más existencias que las que vende. Contablemente se refleja un ingreso en contrapartida a este aumento de existencias.
  • Disminución de existencias en almacén: Ocurre cuando las existencias en el almacén a final de ejercicio son menores que a principio de ejercicio. Esto se produce cuando la compañía compra o fabrica menos existencias que las que vende. Contablemente se refleja un gasto en contrapartida a esta disminución de existencias.

Con un ejemplo de cada tipo se entenderá mejor:

Ejemplo de aumento de existencias

Supongamos una empresa que el 1 de enero (a principio de ejercicio) tiene 100 existencias en el almacén. Durante el ejercicio fabrica 20 existencias mientras que vende 15. Antes de calcular la variación de existencias, tenemos que calcular el número de existencias a 31 de diciembre (a final de ejercicio). Lo calculamos con la siguiente fórmula:

Existencias finales = Existencias iniciales + Existencias Fabricadas – Existencias Vendidas

En nuestro caso las existencias finales son 105 (100 + 20 – 15). Una vez obtenemos las existencias finales podemos calcular la variación de existencias, utilizando la siguiente fórmula:

Variación de existencias = Existencias finales – Existencias iniciales

La variación de existencias es de +5 = (105 – 100).

Esto supone un aumento de existencias, ya que las existencias finales en el almacén son mayores que las iniciales. Como hemos comentado anteriormente, contablemente se registrará un ingreso por esas 5 existencias en las que aumenta el almacén, que aparece reflejado en la cuenta de resultados. El aumento de existencias aparece reflejado en el balance.

Ejemplo de disminución de existencias

A continuación vemos un ejemplo de disminución de existencias, para ver la diferencia con respecto al caso anterior. Supongamos una empresa que el 1 de enero tiene 100 existencias en el almacén. Durante el ejercicio fabrica 15 existencias mientras que vende 20.

Las existencias finales son de 95 (100 + 15 – 20). La variación de existencias es de – 5 (95 – 100). Esto supone una disminución de existencias, ya que las existencias finales en el almacén son menores que las iniciales. Contablemente se registrará un gasto por esas 5 existencias en las que disminuye el almacén, que aparece reflejado en la cuenta de resultados.  La disminución de las existencias aparece reflejado en el balance.