Ceteris paribus

Ceteris paribus es una expresión en latín que significa “todo lo demás constante”. Es recurrente su uso en el análisis económico y financiero.

El término ceteris paribus sirve a un autor o expositor cuando explica el impacto de una variable económica sobre otra. Es una forma de indicar que todos los demás factores permanecen iguales.

Ejemplo de ceteris paribus

Veamos un ejemplo de cómo se usa la expresión ceteris paribus. Supongamos que analizamos la oferta y demanda de los juguetes electrónicos para niños.

Imaginemos que aumenta la demanda de la mercadería debido a una coyuntura determinada. Por ejemplo, las fiestas navideñas. Entonces, ceteris paribus, se incrementarán el precio y la cantidad en el equilibrio de mercado.

En este caso, asumimos que se mantienen constantes otras variables como la capacidad de producción de las empresas competidoras, el impuesto al valor añadido, el precio de cada bien sustitutivo, entre otros.

Origen del ceteris paribus

El origen del ceteris paribus fue la obra del economista Alfred Marshall, en su modelo de equilibrio parcial. Este tenía como objetivo estudiar por separado cada sector económico, considerando que los demás permanecían sin modificaciones.

En otras palabras, la finalidad de Marshall era observar, de manera individual, las relaciones entre distintas variables dentro de un determinado mercado. Con ese fin, se asume que el resto de la economía no se mueve.

Ventajas y desventajas de ceteris paribus

Entre las ventajas de la metodología del ceteris paribus destacan:

  • Simplifica el análisis, suponiendo que solo cambia una de las variables del modelo económico. Esto es importante tomando en cuenta que en la práctica es imposible disponer de información perfecta.
  • Es útil para examinar el corto plazo debido a que algunos factores solo varían tras largos periodos.
  • Permite observar a detalle la afectación de una variable sobre otra, aislando ese hecho de otros eventos que suceden en paralelo.

Sin embargo, también hay algunas desventajas de este tipo de estudio:

  • No es realista asumir que cambia a la vez solo uno de los factores que forman parte del modelo económico. Por el contrario, lo más común es que muchos elementos varíen al mismo tiempo.
  • No es una metodología eficiente para estudiar el largo plazo tomando en cuenta que, a mayor tiempo transcurrido, más circunstancias pueden cambiar.

 

 

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario