Desgravación

En el ámbito fiscal, se conoce como desgravación al método contable mediante el cual es posible reducir una cantidad a tributar de forma legal. Existen diversas modalidades de desgravación atendiendo a la naturaleza de cada impuesto.

A la hora de realizar una declaración o pago de distintos impuestos, las personas físicas y jurídicas cuentan con la posibilidad de desgravación. Esta hace que sea posible reducir la cantidad de dinero a tributar beneficiándose de determinadas condiciones o casuísticas.

Por medio de este mecanismo fiscal se puede hacer que la carga de impuestos que experimente dicho individuo o sociedad mercantil sea menor al cumplir con una serie de condiciones estipuladas en la ley tributaria de su país o región.

A menudo se entiende este concepto económico como positivo, en forma de incentivos para poder declarar de manera legal presentaciones de renta con menos impuestos. Hasta cierto punto, puede entenderse la desgravación como la total eliminación o exención de un determinado impuesto.

Mecanismos de desgravación de impuestos

Existen distintas causas que conforman las llamadas medidas de desgravación de impuestos. Es decir, medidas que funcionan como incentivo fiscal o motivación hacia la sociedad de modo que obtengan una ventaja por el cumplimiento de una serie de requisitos.

En el nivel más básico, desgravar consiste en reducir la base imponible a declarar por los importes deseados. Por ejemplo, si se cuenta con un plan de pensiones es posible descontar la suma del mismo en la declaración.

Otras causas de desgravación pueden ser por motivos patrimoniales, de actividad económica, ejecución de alquileres o la creación de proyectos empresariales.

Diferencia entre desgravación y deducción de impuestos

Aunque a menudo suelen identificarse desgravar con deducir, es necesario señalar que ambas acciones fiscales se diferencian en la práctica económica.

Según lo indicado anteriormente, se entiende que la desgravación es más acorde a la eliminación total de una determinada cantidad impositiva. Por su parte, hablaríamos de deducir impuestos a la hora de reducir una parte o porcentaje en cuestión.

A grandes rasgos y siguiendo el ejemplo citando antes, si se puede aprovechar una exención del 100% de la cantidad por la contratación de un plan de pensiones hablaríamos de desgravar, mientras que si la liberación es de un 50% lo que estaríamos haciendo es deducir.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario