Posición (en bolsa)

La posición en bolsa es la compra o venta de un activo financiero con la expectativa de volver a transarlo en el futuro. De esa forma, el inversionista busca obtener ganancias.

Es decir, la persona o institución toma posición sobre un activo con el fin de realizar luego la transacción contraria para conseguir un beneficio. Entonces, si compra un título financiero, por ejemplo, es porque luego piensa venderlo a un mayor precio.

Posición (en bolsa) abierta y cerrada

Una posición (en bolsa) abierta es cualquier inversión a la que se ha ingresado, pero de la que aún no se obtienen pérdidas o ganancias. Esto último sucede normalmente cuando se realiza la operación opuesta a la inicial.

Por ejemplo, una persona adquiere 500 acciones de la empresa XY, proyectando venderlas en unos días. Mientras estos títulos se mantengan en la cartera de inversión del individuo, la posición estará abierta.

Una vez que la participación en la empresa XY sea vendida, la posición se cerrará. Si de las 500 acciones, el inversor mantiene 200, el cierre habrá sido parcial.

Otro caso es el de los contratos de derivados. Supongamos que una persona adquiere un futuro financiero de divisas. Se considera que la posición permanece abierta durante el plazo del acuerdo.

Cuando culmina el contrato, la posición se cierra y el inversionista compra el activo, que en el ejemplo presentado son monedas. Si el precio pactado es menor al actual, la operación puede generar ganancias (Para confirmarlo tendría que considerarse la prima pagada por el derivado).

Tipos de posición en bolsa

Los tipos de posición en bolsa son dos:

  • Posición larga: Es la compra de un activo financiero con la expectativa de que su cotización subirá en el futuro. Por ejemplo, si se adquieren acciones de una empresa porque un cambio en su modelo de negocio ha generado entusiasmo en el mercado. Entonces, se prevé que los títulos de la compañía aumenten de precio.
  • Posición corta: Es la venta de un activo esperando que su precio descienda en el futuro. Por ejemplo, cuando el inversionista estima que las acciones de la minera AZ caerán por un conflicto social vinculado a uno de sus proyectos. Entonces, vende dichos títulos para volverlos a comprar cuando su cotización haya bajado.

Otra acepción de posición

El término posición también puede utilizarse en finanzas para denominar a los activos que mantiene una persona natural o jurídica en su cartera. Es decir, hace alusión a las propiedades del inversionista.

Por ejemplo, si decimos que la posición de Felipe Sotomayor está vinculada a actividades extractivas, nos referimos a que el portafolio de esa persona incluye principalmente acciones de compañías mineras, pesqueras o forestales.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario