Tecnología-ser humano-inteligencia

El nuevo modelo económico avanza más rápido gracias a las nuevas tecnologías, que allanan el camino a la cuarta revolución industrial en la sociedad española. 

Esta época está llena de incertidumbres, puede ofrecer nuevas oportunidades o una serie de amenazas que afecte al negocio y por lo tanto a la economía del país, con las nuevas transformaciones digitales. Es cierto que día tras día están cambiando tanto los hábitos diarios, nuestra forma de comprar o decidir los viajes de ocio y sin darnos cuenta estamos viviendo una cuarta revolución industrial. Este cambio ha provocado acontecimientos relevantes en el mundo de los negocios, llevando a la cima empresarial a compañías tecnológicas como Google o Apple. Un hecho que hace unos años era impensable. Dentro de poco los robots y las máquinas serán parte fundamental de la vida humana.

El futuro empresarial ya se está construyendo en España, donde muchas empresas trabajan cada día para afrontar el reto continuo de adaptarse a las nuevas tecnologías y anticiparse a las nuevas transformaciones de la economía que puedan venir, y en concreto del mercado de trabajo. Porque esta transformación industrial afecta a todos los sectores.

¿De qué manera afecta a España? 

Resulta complicado definir con exactitud todos las consecuencias que tendrá esta nueva época, no obstante, se puede decir que va más allá de un simple cambio en las tecnologías de las empresas. Se está convirtiendo en una gran revolución económica que puede afectar a :

  • Los puestos de trabajos. A corto plazo, los trabajadores estarán amenazados por las máquinas, puesto que están convirtiendo el trabajo manual en un trabajo más automatizado. Los avances en robótica hacen que muchas personas teman por su empleo, ya que pueden ser sustituidos por robots. Esto en un principio tendrá un impacto negativo en la economía del país, afectando a la tasa de desempleo, consumo privado y por lo tanto, existirán mayores desigualdades económicas. Sin embargo, seguramente se creen muchos empleos más adaptados a las nuevas tecnologías.
  • La producción. La nueva economía robotizada puede llegar a incrementar hasta el doble la productividad de la empresa. Por lo tanto, su consecuencia sería bastante positiva para España.
  • A largo plazo, para transformar el negocio tradicional y adaptarlo al nuevo entorno, se necesitarán más personas y no tanto a la tecnología. De manera que las personas serán una pieza clave para realizar trabajos como análisis de datos, ventas de productos, negociaciones con clientes, proveedores o entidades bancarias. Se seguirá necesitando personas con habilidades de liderazgo, de comunicación, con creatividad y con nuevos conocimientos adaptados al  mundo digital para que de esta forma puedan adaptarse al nuevo modelo de producción de las empresas para así conseguir la adaptación al nuevo modelo productivo de las empresas.

En este sentido, el futuro inmediato es de la tecnología y de todas aquellas empresas, consumidores, trabajadores y personas que quieran desarrollarse en la que puede convertirse en la cuarta revolución industrial.