En un sistema monetario, la convertibilidad es la valoración que se fija de una moneda con respecto a otra o algún patrón como el oro o activos.

En este sentido, con la creación de un sistema global de transacciones y el desarrollo de la globalización, la conversión ha servido para trasladar información del valor de unas monedas con respecto a otras, de forma que en cualquier momento un mismo bien pudiera ser valorado en dos o más monedas y poder negociar el precio a pagar.

Por qué surge la convertibilidad de una moneda

En algunos casos, los países han optado por la conversión de sus monedas, ya sea porque:

  • ésta tiene un bajo valor
  • porque no les interesa la cantidad de moneda extranjera a la que transferir su divisa porque no realiza intercambios con el exterior 
  • porque directamente no creen en el sistema monetario internacional (países socialistas).

La conversión ayuda a determinar el valor de una moneda, así como posibles cambios en éstas ya sea mediante revalorización o depreciación, que las provoca el mercado, o por devaluación y revaluación.

Tipos de convertibilidad:

  • Convertibilidad restringida: únicamente se aplica para los no residentes o a algunas transacciones que tiene un control cambiario limitado. Es el caso del Peso Cubano.
  • Plena convertibilidad: existe total libertad para cambiar una moneda tanto para residentes como extranjeros en todas las operaciones.
  • Convertibilidad externa: trata de hacer conversiones a alguna moneda extranjera para los no residentes, de forma que la moneda tiene una conversión limitada a ciertas monedas extranjeras y sólo para extranjeros. Es el caso del peso cubano convertible.
  • Convertibilidad interna: similar a la convertibilidad plena, permite a los residentes y no residentes convertir al valor de otra moneda la moneda nacional para todos tipos de operaciones.

Breve historia de la convertibilidad

Generalmente y hasta la disolución del Patrón Oro, la convertibilidad ha estado asociada al oro, de tal forma que cualquier moneda tenía un valor en cierta cantidad de oro o indirectamente, tenía una contrapartida al dólar que a su vez era una moneda íntimamente relacionada con el oro y que además contaba con el privilegio de ser la moneda referente y más fuerte del sistema monetario internacional.