Sistema Monetario Internacional

El Sistema Monetario Internacional (SMI) es el conjunto de instituciones, acuerdos y normas que rigen las transacciones comerciales y financieras entre distintos países.

El Sistema Monetario Internacional establece las normas que regulan los flujos monetarios transfronterizos (esto es, entre distintos países). Entre sus principales objetivos se encuentran garantizar la libertad de intercambio internacional y prevenir desequilibrios monetarios que podrían afectar la credibilidad del sistema.

Objetivos del Sistema Monetario Internacional

Los principales objetivos básicos que persigue el SMI son los siguientes:

  • Marco común: proporcionar un sistema de reglas y normas ampliamente aceptado de modo que los países puedan entenderse e intercambiar flujos comerciales y financieros libremente
  • Convertibilidad: asegurar la convertibilidad de las divisas a través de un sistema de intercambio internacional (en donde el tipo de cambio es el precio relativo de las monedas)
  • Liquidez: proporcionar y asegurar suficiente liquidez para que los flujos entre países no se vean restringidos artificialmente
  • Ajuste: corregir, en la medida de lo posible, los desequilibrios en balanza de pagos de los países. Lo anterior puede incluir otorgar facilidades de financiamiento
  • Medios de pago mundiales: crear y desarrollar medios de pago internacionalmente aceptados

Instituciones del Sistema Monetario Internacional

En el SMI participan un conjunto de instituciones financieras tanto regionales como globales. Estas son las siguientes:

Internacionales (globales)

Regionales

Cómo funciona el Sistema Monetario Internacional

Actualmente el SMI tiene dos características esenciales:

  • Flotación generalizada con algunas excepciones: la mayoría de los países avanzados y Latinoamérica cuenta con tipos de cambios flexibles, esto significa que el mercado ajusta continuamente el valor de las divisas sin que exista una tasa de cambio fija. No obstante, China y algunos países de Medio Oriente fijan sus monedas al dólar. Cabe mencionar también que algunos países (incluyendo países emergentes de Asia, Japón y Suiza, entre otros) han intervenido en el valor de sus monedas directa o indirectamente en épocas de crisis o en períodos en los que existe una fuerte variación.

En definitiva, actualmente no existe un acuerdo generalizado en cuanto a cómo debe definirse el valor relativo de las monedas de distintos países.

  • Fiduciario: las divisas no cuentan con un respaldo en metales, activos u otras monedas. Su valor se determina por la confianza que tienen las personas en el Banco Central emisor (lo que a su vez está determinado por el entorno político-económico). De todos modos el dólar y el euro (como segunda moneda) se utilizan como reservas y determinan en gran parte la liquidez del sistema.
  • Acuerdos internacionales: las organizaciones que conforman el SMI negocian y llegan a acuerdos con respecto a la normativa internacional y toman decisiones con respecto al nivel de reservas internacional, acceso a créditos, creación de una moneda no nacional de reserva (como el DEG) y otros aspectos que influyen en las relaciones de intercambio internacional.

Historia y evolución del Sistema Monetario Internacional

Durante la historia han existido diversos tipos de Sistemas Monetarios Internacionales. A continuación describimos los dos que se aplicaron a partir de los años 1870´s hasta 1971.

  • Patrón oro: fue el sistema que se aplicó durante el período 1870 hasta la Primera Guerra Mundial. Consistía en que los Bancos Centrales sólo podían emitir dinero que estuviera respaldado en reservas de oro. Existía un tipo de cambio fijo de las divisas de distintos países con respecto al oro y los ciudadanos podían libremente cambiar su dinero por el equivalente correspondiente. El crecimiento del comercio internacional, el descubrimiento de nuevas minas de oro y los crecientes costos de la guerra (que presionaban por emitir más dinero) fueron algunos de los factores terminaron por colapsar el sistema.
  • Bretton Woods: este sistema estuvo vigente desde 1944 hasta 1971. Se estableció un tipo de cambio oro-dólar fijo ($35/onza de oro) pero los países no tenían que convertir su moneda en oro sino en dólares estadounidenses. El dólar se convirtió en la moneda referente mundial y los países debían fijar el valor de su moneda con respecto a ella, procurando intervenir en caso de fluctuaciones relevantes (mayores de 1%, positivo o negativo). Durante este período se crearon el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. El sistema colapsó durante la Guerra de Vietnam, Estados Unidos decidió de manera unilateral suspender la convertibilidad con el fin de financiar la guerra y fomentar sus exportaciones.
  • Sistema actual: consiste en la determinación del valor de los tipos de cambio por la fluctuación en el mercado de divisas (en la mayoría de los países de Europa y América). El dinero no cuenta con un respaldo en metales, activos u otro bien convertible.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario