Se conoce como déficit exterior a la diferencia entre ingresos y gastos que tiene un país con respecto al exterior.

El déficit se origina cuando un país tiene más pagos que ingresos, es decir, envía más dinero del que entra con respecto al exterior, por lo que puede llegar a tener problemas para financiarse y equilibrar sus macromagnitudes. Cuando denominamos déficit exterior, lo que decimos es que en total, el país ha enviado más dinero fuera del que ha entrado, sin embargo, el déficit exterior puede a su vez descomponerse, al igual que la Balanza de Pagos:

  • déficit comercialdiferencia negativa entre exportaciones e importaciones.
  • déficit de capital: mayor inversiones en el extranjero con dinero nacional que inversiones extranjera en el país.
  • déficit financiero: cuando los ciudadanos de aquí envían mayor número de remesas de las recibidas.

Esto indica que mientras algunas partidas de la Balanza de Pagos pueden tener superávit, es decir, saldo positivo a favor del país, cuando se habla de déficit exterior es que el sumatoria de todas las partidas es negativo.

A largo plazo, un déficit exterior continuado y acumulado hace que un país tenga problemas de liquidez y para afrontar pagos, por lo que en buena medida los países tratan de equilibrar las cuentas supliendo los déficits de algunas partidas con superávits de otras.