Es muy frecuente oír hablar de los términos bruto y neto, tanto cuando hablamos de salarios, como cuando analizamos la cuenta de resultados de una empresa o cuando nos dicen un dato macroeconómico.

El bruto y el neto miden la misma magnitud, pero son diferentes conceptos y hay que saber distinguirlos para que no haya ninguna confusión. Los dos conceptos son expresiones cuantitativas utilizadas para el cálculo de magnitudes económicas.

La diferencia entre bruto y neto que debemos tener clara es que una cantidad neta es la cantidad final que queda después de haber realizado algún cambio a la cantidad bruta, en la mayoría de los casos tras haber realizado algún tipo de descuento (que generalmente son impuestos):

Neto = Bruto – descuento

De forma independiente podríamos definir bruto como la cantidad total resultado de alguna actividad,  como por ejemplo el salario bruto, las ventas brutas o el producto interior bruto. El neto en cambio, es la cuantía final que queda como resultado de haberle aplicado un descuento a algo bruto, de los anteriores ejemplos nos quedaría el salario neto, las ventas netas y el producto interior neto.

Vamos a ver los casos más comunes donde se utilizan expresiones brutas y netas.

Salario bruto y salario neto

Para comprender la estructura de una nómina es esencial conocer la diferencia entre los conceptos de salario bruto y salario neto. Sobre todo a la hora de negociar nuestro salario y calcular cuánto dinero vamos a cobrar a final de mes.

El salario neto o líquido es la cuantía monetaria que percibe el trabajador, es decir, el dinero que recibe en su cuenta una vez descontados los impuestos y las cotizaciones a la Seguridad Social. El salario bruto en cambio, es la cuantía total antes de que se apliquen esas retenciones.

Salario neto = Salario bruto – Impuestos – Seguridad Social

En la cuenta de resultados de una empresa

Cuando analizamos la cuenta de resultados de una empresa también nos encontramos con los términos bruto y neto.

Un ejemplo es el beneficio bruto y el beneficio neto. El Beneficio bruto es simplemente el resultado de restar a las ventas totales el coste de esas ventas, mientras que al beneficio neto, además de los costes de las ventas también se le restan los impuestos, los intereses, la depreciación y los gastos generales de la empresa. Por lo tanto la relación entre el beneficio bruto y el beneficio neto es la siguiente:

Beneficio neto = Beneficio bruto – impuestos – intereses – depreciación – gastos generales

En el caso del margen bruto y el margen neto ocurre exactamente lo mismo, dado que el margen bruto es el beneficio bruto dividido entre las ventas y el margen neto es el beneficio neto dividido también entre las ventas. El margen neto será igual al margen bruto descontando los impuestos, los intereses, la depreciación y los gastos generales de la empresa. El margen se utiliza para conocer el porcentaje de beneficio que tenemos de cada producto o servicio que hemos vendido.

Otro ejemplo serían las ventas netas, que son el resultado de restar las devoluciones, bonificaciones, rebajas y descuentos a las ventas brutas.

Datos macroeconómicos

En macroeconomía también se utilizan estas expresiones y al igual que en los casos anteriores, el valor neto es igual al valor bruto menos un descuento. Por ejemplo, la diferencia entre el producto interior neto (PIN) y el producto interior bruto (PIB) es que el PIN es igual al PIB menos los costes de las materias primas, los servicios y las depreciaciones.

PIN = PIB – coste materias primas – coste servicios – depreciaciones

Peso

En el peso de los productos también se utilizan estos términos. El peso bruto generalmente es igual al peso neto del producto más el peso del embalaje o envase.

Peso Bruto = Peso neto + envase

Casos excepcionales

Como hemos visto, el neto es siempre la base de lo que estamos midiendo, el corazón del producto. El bruto es simplemente el resultado de añadirle impuestos a esa base. Según la Real Academia Española (RAE), en una cantidad de dinero, el bruto es aquello que no ha experimentado retención o descuento alguno. Sin embargo, existe un caso excepcional, como es el caso de los precios al consumidor.

Precio neto y bruto

En el caso de los precios, el valor neto es mayor que el valor bruto. Dado que el precio neto es el que paga el consumidor final, precio que incluye los impuestos. Por ejemplo, cuando un empresario fija el precio de un producto, establece el precio al que debe venderlo para cubrir sus costes y tener algo de beneficio, a este precio se conoce como precio bruto. Después le añade los impuestos (IVA en este caso), dando como valor final el precio neto.

Precio neto = Precio bruto + impuestos (IVA)

Resumen de las magnitudes bruto y neto más utilizadas:

Bruto

Neto

Salarios
Salario total de un trabajador sin descontar los impuestos y la Seguridad SocialSalario bruto – Impuestos – Seguridad Social
Beneficio
Ventas netas – coste de los bienes vendidosBeneficio bruto – impuestos – intereses – depreciación – gastos generales
Margen
Es el beneficio bruto entre las ventas netasMargen bruto – impuestos – intereses – depreciación – gastos generales
Ventas
La cantidad total de ventas sin realizar ningún ajusteVentas brutas – devoluciones – bonificaciones – rebajas – descuentos
Producto Interior
Valor de los bienes y servicios finales producidos por un paísPIB – coste materias primas – coste servicios – depreciaciones
Peso
Peso de un producto más el embalaje o envasePeso del producto
Precio
Precio fijado para la ventaPrecio bruto + impuestos (IVA)

 

Lea también: Diferencia entre nominal y real.