Cuenta de resultados

Lectura: 2 min

La cuenta de resultados recoge los ingresos y gastos que ha tenido una empresa durante un periodo de tiempo. Antes se conocía como cuenta de pérdidas y ganancias. 

Es uno de los cinco estados financieros de la contabilidad, junto con el balance de situación, el estado de los flujos de caja, el estado de cambios del patrimonio neto y la memoria. En su forma más básica lo podemos reducir a:

Ingresos – Gastos = Beneficio Neto

Nos indica como los ingresos se transforman en beneficio según le vamos restando los gastos. Nos ayuda a tener una visión rápida de cuáles han sido los gastos más importantes para la empresa. De esta manera podemos ver donde sería más fácil recortar para ahorrar costes innecesarios.

¿Para qué sirve la cuenta de resultados?

Los inversores analizan la cuenta de resultados para determinar lo que vale una empresa, mientras que los deudores examinan la cuenta de resultados para saber la facilidad que tiene la empresa para devolverles el dinero. Ver métodos de valoración de empresas

Los ingresos son las cantidades directas de dinero que ha obtenido la empresa por la venta de sus productos o servicios, mientras que los gastos son las cuantías de dinero en las que ha tenido que incurrir la empresa para conseguir esos ingresos. Un ejemplo podría ser el coste de los bienes vendidos (la harina para un panadero por ejemplo), el transporte, los salarios, los intereses e impuestos.

Estructura de la cuenta de resultados

La típica estructura de la cuenta de resultados es la siguiente:

 Cuenta de resultadosEjemplo
   Ingresos o ventas netas100
– Costes directos de los bienes vendidos-50
   Margen Bruto50
– Gastos generales, de personal y administrativos-20
   EBITDA30
– Gastos de amortización y provisiones-5
   Beneficio antes de intereses e impuestos (BAIT) o EBIT25
+ Ingresos extraordinarios1
– Gastos extraordinarios-2
   Resultado ordinario24
+ Ingresos financieros2
– Gastos financieros-3
   Beneficio antes de impuestos (BAT) o EBT23
Impuesto de sociedades7
   BENEFICIO NETO O RESULTADO DEL EJERCICIO16

Además, se pueden añadir algunos pasos más intermedios, por ejemplo, si la empresa tiene operaciones interrumpidas, el beneficio después de descontar los impuestos se llamaría beneficio de las operaciones continuadas y sumando el resultado de las operaciones interrumpidas obtendríamos el beneficio neto.

Comparte este artículo

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, TE RECOMENDAMOS LEER:

Deja un comentario