Se denomina economía de escala a la situación en la que una empresa reduce sus gastos de producción al expandirse.  Se trata de una situación en la que cuanto más se produce, el coste que tiene la empresa por fabricar un producto es menor. Se produce un mayor beneficio por cada unidad extra que producimos.

Esta reducción del coste de fabricación unitario no se reduce porque baje el precio de las materias primas sino de aprovechar un material que tenemos ya comprado y en el que invertimos dinero en el pasado. Por tanto, se da, sobre todo, en situaciones en las que la empresa compra más instalaciones. Si compramos una maquinaria, la forma de sacarle partido es produciendo más ya que es la forma de que consigamos un beneficio mayor, al aprovechar la misma maquinaria para producir más productos, el coste unitario de cada producto es menor. Y sacaremos más beneficio cuanto más produzcamos. Este beneficio va a ser mayor ya que no vamos a tener que incrementar los costes de fabricación dado que ya lo hemos tenido anteriormente.

En el momento en el que hayamos cubierto el gasto que nos supuso comprar la maquinaria, podremos producir a coste cero. Esto es porque estaremos en una situación en la que habremos conseguido ganar lo que gastamos en su día. A partir de entonces, nuestro beneficio será mayor porque lo que ganemos de producir no tendremos que descontarle lo que nos ha costado fabricarlo. Se dice que el coste por unidad producida será menor cuanto más produzcamos porque el cálculo se hace con una media dividiendo el gasto de la maquinaria entre el número de productos que hemos fabricado.

Coste unitario

Por ello, cuanto más productos se produzcan, más barato resulta fabricar cada producto.

Sin embargo, la reducción del coste de fabricación de las economías de escala tiene un límite. Cuando la empresa alcanza un determinado tamaño, aunque la economía de escala haga que los costes unitarios sean menores, empieza a ser más complicado gestionar una empresa enorme por su necesidad de coordinación y naturaleza burocrática. Cuando una empresa reduce su beneficio unitario cuanto más produce se dice que está en una situación de economía desescala.

Economía de escala gráfica

Las economías de escala se pueden clasificar en dos tipos:

  • Interna: Surgen dentro de la propia compañía.
  • Externa: Nacen de factores externos, como el tamaño de la industria.

Para entender mejor cómo funcionan las economías de escala puedes ver un ejemplo sencillo de economías de escala.