El flujo de efectivo o cash flow en inglés, se define como la variación de las entradas y salidas de dinero en un período determinado, y su información mide la salud financiera de una empresa.

El flujo de efectivo permite realizar previsiones, posibilita una buena gestión en las finanzas, en la toma de decisiones y en el control de los ingresos, con la finalidad de mejorar la rentabilidad de una empresa.

Con este término podemos relacionar el estado de flujos de efectivo, que muestra el efectivo utilizado en las actividades de operación, inversión y financiación, con el objetivo de conciliar los saldos iniciales y finales de ese período.

El conocimiento de los flujos de efectivo permite ofrecer información muy valiosa de la empresa, por ello una de las cuentas anuales más importantes los controla, el estado de flujos de efectivo.

Principios fundamentales para administrar efectivo

  1. Incrementar las entradas de efectivo a través de un incremento del volumen de ventas o de su precio.
  2. Intentar que las entradas se realicen de forma rápida, vendiendo al contado, pedir anticipos o reducir los plazos de los créditos.
  3. Disminuir las salidas de efectivo mediante descuentos a proveedores o clientes o reducir ineficiencias en la producción de la empresa.
  4. Retrasar las salidas de dinero, como por ejemplo intentando alargar los plazos a los proveedores.

Tipos de flujos de efectivo

Existen los siguientes tipos de flujos de efectivo:

  • Operativos: Principal fuente de ingresos de la empresa u otras actividades de inversión y financiación.
  • Inversión: Actividades de adquisición de activos a largo plazo como plantas, equipos, inversiones en activo circulante y no circulante.
  • Financiación: Actividades que influyen en el tamaño y composición del capital, así como los préstamos de la empresa.