La ley de la Utilidad Marginal Decreciente es aquella que se produce como consecuencia de la valoración decreciente de un bien en su comparación con otros bienes a medida que se incorpora una nueva unidad de ese bien y que se conoce con el nombre de utilidad marginal.

Podemos ver la gráfica que muestra que a medida que se consume más un bien o bienes, su utilidad marginal disminuye llegando a ser, en algunos casos negativa (se puede apreciar en la imagen la utilidad marginal en color verde).teoria-consumidor-a1

Esta teoría se aplica más en sociedades capitalistas dónde la acumulación de un bien o bienes es un elemento común de éstas y que permite identificar utilidades marginales que disminuyen con el paso del tiempo formando curvas de utilidad con pendiente negativa.

Ejemplo de utilidad marginal decreciente

Supongamos una persona que no tiene zapatos para ir a trabajar y decide comprarse unos nuevos. Esta persona tiene una utilidad marginal inicial positiva. A medida que se van desgastando los zapatos irá comprándose cada vez más y su grado de satisfacción será menor debido a la acumulación de más bienes. Por tanto, la utilidad marginal pasará a ser constante en el tiempo para luego llegar a ser decreciente. En una sociedad capitalista, esta teoría es muy común ya que la sociedad tiende a la acumulación y al olvido de muchos bienes que se adquieren.

Otro ejemplo lo podemos encontrar en un niño cuando le compran juguetes, al cabo del tiempo, debido a que tendrá más juguetes, dejará de jugar con los juguetes antiguos perdiendo su interés por jugar con éstos. En este caso, la utilidad marginal no se refiere a un valor material y a su cuantificación económica, sino más bien a la capacidad de consumo y a su valoración.

El redactor recomienda:

Ley de rendimientos decrecientes