Se entiende como manufactura al resultado de convertir materias primas en un producto elaborado por medio de un proceso industrial. De ese modo se obtienen los bienes terminados, listos para su venta en los distintos mercados.

Por medio de la acción de la manufactura, las empresas tienen la capacidad de transformar distintos inputs de materia prima en aquellos productos u outputs que desean ofrecer al mercado, desempeñando de este modo su actividad económica. La manufactura por tanto es una de las piezas clave del sector secundario.

El principal objetivo a la hora de crear una manufactura es la posterior puesta en el mercado. Es decir, las empresas producen con la finalidad de llevar su producción hacia la venta final. En la actualidad, esta denominación suele identificarse con el desarrollo completo de un producto. Su fabricación en masa y su oferta en el mercado.

Por otra parte, se entiende que el proceso de manufactura engloba desde el diseño inicial del producto hasta el ensamblaje de sus componentes, abarcando todas a las fases de transformación para dar forma a este para su venta final.

Origen del concepto de manufactura

Originalmente el concepto de manufactura se refería a la forma de producción artesanal, más propia de siglos anteriores. Con el desarrollo de los nuevos métodos de producción, la tecnología y el crecimiento de la industria a lo largo del tiempo esta denominación se ha convertido en lo anteriormente explicado.

Dicho esto, se entiende que el origen del concepto que entendemos hoy en día por manufactura se sitúa en la Revolución Industrial y los cambios sociales y económicos que dicho hito provocó.

Rasgos de la producción por manufactura

El concepto de manufactura cuenta con una serie de características principales:

  • Atendiendo a la complejidad del producto, las acciones manufactureras pueden tener mayor o menor número de procesos de producción intermedia.
  • Aunque lo habitual es el uso mayoritario de maquinaria, también se entiende como proceso de manufactura a la producción artesanal, donde la transformación se realiza de forma manual.
  • Supone la existencia de separación o división de procesos, lo que conlleva a la especialización del trabajo.
  • Busca la optimización de los recursos y, por lo tanto, la consecución de mayor nivel de beneficio para  las empresas.