El precio es el indicador del equilibrio entre consumidores y ahorradores cuando compran y venden bienes o servicios, y se forma a través de la Ley de la Oferta y la Demanda. Sirve para determinar la cantidad monetaria necesaria para adquirir un bien o un servicio.

Valor del precio

El valor de un precio justo es muy relativo, es por ello que no se debe intervenir en éste, si bien es cierto que muchas economías desarrollas lo han hecho, especialmente en los precios de los bienes básicos ya que fomentan una inflación de precios y, por ende, ésta puede llegar a incrementar los tipos de interés así como el coste de financiación de las empresas, llevando a éstas a reducir personal, principalmente por sus ajustados márgenes de beneficio, y por tanto, aumenta la tasa de paro de la economía.

En economías capitalistas, el precio de un bien o servicio puede llegar a ser muy alto, especialmente si se trata de bienes y servicios básicos. Si el precio es elevado se debe a que alguien está dispuesto a comprarlo o venderlo a ese nivel, sin embargo, si no existiera nadie dispuesto a comprar o a vender ese bien o servicio, el precio se corregiría hasta que pueda alcanzar un nivel óptimo en el que exista contrapartida. Por tanto, funciona como una balanza dónde los poderes de oferta y demanda son los conductores y determinantes de éste.

El precio también se valora por las necesidades que tienen las personas de consumirlo y por sus preferencias. Si bien es cierto, que en algunos de ellos, la utilidad marginal será decreciente a medida que se consuman con regularidad debido  a que las preferencias cambian. La variable precio es de vital importancia para fomentar el intercambio y el comercio, permitiendo que las personas puedan desarrollarse y poder vivir, por tanto, es en cierta medida, un indicador no sólo economico sino también social que mide el estado de bienestar de una sociedad.

Para entender mejor qué es y para qué sirven los precios puedes leer los artículos funciones de los precios y estrategias de precio.