Se conoce como público objetivo al consumidor, cliente ideal o comprador al que se dirige una empresa con el objetivo de seducirlo con un producto o servicio determinado. El público objetivo es cualquiera que pueda tener la necesidad del producto o servicio que ofrece la empresa.

Determinar el público objetivo de un producto es clave para que la propuesta que se plantea sea rentable y tenga éxito. Una empresa necesita identificar quiénes son los potenciales consumidores de sus servicios para definir las estrategias y su implementación destinadas a ese sector en concreto.

Factores para identificar el público objetivo

Además del producto que se pretende ofrecer a un determinado sector, es útil conocer sus gustos y deseos para llegar a él a través de mensajes relevantes e interesantes que les despierten curiosidad y atracción. Existen varios factores para identificarlos, estos son los principales:

  • Sexo: hay productos que están dirigidos a un determinado sexo y es necesario realizar una segmentación previa. Por ejemplo: perfumes de mujer. Aunque muchos productos pretenden buscar una igualdad a la hora de dirigirse a ambos sexos, algunos aplican esta distinción teniendo en cuenta las características de los productos o servicios.
  • Poder adquisitivo: es otro de los factores que se tienen en cuenta y se investigan a la hora de conocer al público objetivo. Las empresas deben necesitan saber con claridad cual es el nivel económico del consumidor al que se dirigen para cerciorarse de que pueden adquirir los productos que producen.
  • Edad: suele dividirse en rangos determinados, por ejemplo de 12 a 18 la adolescencia. Se diferencian varias etapas a lo largo de la vida. Se tienen en cuenta los niveles de conocimiento y práctica en determinados ámbitos teniendo en cuenta la edad. Por ejemplo: los adolescentes tendrán una experiencia práctica más avanzada de las nuevas tecnologías que la tercera edad.

Importancia de conocer al público objetivo

Conocer al público objetivo puede generar más ventas en una empresa. Estas son algunas de las razones por las que será útil identificarlo:

  1. Claridad estratégica empresarial: para crear estrategias efectivas uno de los factores que se han de conocer es el consumidor o personas a las que les puede interesar un producto determinado. Un profundo estudio de los consumidores potenciales permitirá saber que es lo que se puede hacer para dirigirse a ellos con más efectividad.
  2. Optimización de recursos y costes: hay presupuestos destinados a campañas de marketing y a estrategias de comunicación. Si se conoce el perfil del público de manera muy definida permitirá saber donde invertir el dinero y que acciones evitar para un desembolso que no sea útil.
  3. Mejora el trabajo en equipo: la empresa está compuesta por varios departamentos, si todos conocen y tienen claro el consumidor potencial facilitará que haya una cohesión y centralizará los objetivos en ese determinado tipo de cliente al que se dirige la empresa.

Relación entre público objetivo y mercado objetivo

Los términos  objetivo y público objetivo están relacionados entre sí, pero tienen diferencias en cuanto a su aplicación. El mercado objetivo de una empresa también puede ser su público objetivo, pero no siempre se da ese caso concreto.

Los expertos en el ámbito empresarial,Philip Kotler y Gary Armstrong, señalan que el mercado objetivo es  un conjunto de individuos que comparten necesidades o características comunes que la empresa decide servir. Estos individuos son por lo general los  finales de un producto.

Por otro lado, el experto Tom Duncan define público objetivo como “un grupo que tiene un gran potencial para responder positivamente a un mensaje de la marca”. Estas personas constituyen el público objetivo del mensaje.

Los mercados objetivos afectan e influyen en  la estrategia global de mercado de una empresa. Los públicos objetivos se asocian  con un mensaje específico.