Los ratios de deuda relacionan masas patrimoniales del balance de situación y nos informan acerca del grado de endeudamiento de las empresas

Analizar la solvencia de las empresas es de vital importancia en el análisis fundamental. Una deuda elevada, podría poner en riesgo la continuidad de la actividad empresarial. Por el contrario, una deuda demasiado baja, podría estar lastrando la capacidad de crecimiento a largo plazo. Se hace necesario de esta manera, que cada empresa encuentre su grado óptimo de endeudamiento.

En consecuencia, los ratios de deuda nos van a servir para saber acerca de la capacidad de pago a medio y largo plazo de las empresas. Esto nos va a permitir saber su grado de solvencia.
Los ratios de deuda, junto con los ratios de cobertura de interés, forman la categoría de ratios conocida como ratios de solvencia.

Factores que condicionan la solvencia de una empresa

Es importante resaltar, que dos empresas del mismo sector pueden tener grados de endeudamientos dispares y en consecuencia niveles de solvencia distintos. Existen diversas variables que condicionan la solvencia de las empresas. A continuación se exponen algunas de ellas:

  • El entorno macroeconómico del país o países donde opera la empresa.
  • Los tipos de interés a los que la empresa se pueda financiar.
  • La dinámica del sector al que pertenezca la empresa.

Todas estas variables afectan a la generación de caja de  y a la capacidad, por parte de la empresa, de atender las obligaciones de su deuda. Asimismo 2 empresas que sean del mismo sector pueden tener una solvencia muy dispar.

Una empresa con un entorno macro desfavorable, un sector algo deprimido y financiándose a tipos de interés altos, podría tener problemas de solvencia. Sin embargo, otra empresa del mismo sector (aunque este no atraviese su mejor momento) si el resto de variables le son favorables, podría tener una mayor solvencia atendiendo así sus deudas a medio y largo plazo sin mayores problemas.

Principales ratios de deuda

Existen un gran número de ratios que miden la solvencia de la empresa a través de su deuda. A continuación se citan los principales:

Por lo general, en el pasivo se incluye el total de deuda a largo plazo y los pasivos con coste a corto plazo. Estos pasivos con coste son los que generan algún tipo de interés que hay que reembolsar. Sin embargo, hay algunos analistas o proveedores de datos que también incluyen en el pasivo el valor actual de los leasings y las cuentas pendientes de pago. Por ello, cuando se analizan este tipo de ratios conviene saber primero como han sido calculados para poder darles una mejor interpretación.