La rotación del inventario es una práctica de marketing y la dirección estratégica que consiste en el control de los productos desde el punto logístico, por medio de las veces por periodo de tiempo que se renuevan las existencias.

La economía de la empresa y la teoría de marketing sitúan este concepto entre lo básico a la hora de conocer y entender la logística empresarial y la gestión de almacenaje para las empresas, que dentro de su actividad económica.

Existe otra manera de entender este concepto y por medio de números. Técnicamente la rotación de inventario muestra las veces que la firma invierte consiguiendo existencias que posteriormente va a dar salida mediante venta. Y dicha inversión será recuperada al agotar su stock a través de sus ventas.

Por otra parte, la organización empleada por cada empresa sobre la prioridad de salida de sus productos suelen ser dispar, atendiendo a diferentes criterios estudiados en la economía de la empresa y el marketing, entre los que destacan el FIFO o el LIFO, por ejemplo.

Medición y utilidad de la rotación de inventario

Las empresas utilizan el valor aportado por el índice de rotación de inventario como una herramienta básica de gestión de sus stocks. No obstante suele ser tenido en cuenta como un indicador aproximado y orientativo, pues sus valoraciones deben hacerse teniendo en cuenta factores externos como ciclos económicos, modas,

Con este ratio es posible medir el éxito de los productos ofrecidos y la evolución de los mismos. Con este es precisamente con el que se compara cada nueva medición (por medio del inventario medio o número de productos medio en almacén) y así poder valorar dado un determinado nivel de ventas.

El cálculo del índice de rotación tiene en cuenta las ventas realizadas en un periodo de tiempo sobre el nivel de existencias medias con el que cuenta la compañía.

Índice de rotación = Ventas por periodo / Inventario medio histórico

Es importante señalar que las ventas son medidas teniendo en cuenta el precio de coste para la empresa, o lo que ha costado a la empresa contar con ella en stock, y no el precio de venta al público.

En cuanto a este indicador, lo normal es que vaya de valores desde 1 a 100 indicando desde rotaciones de bajo nivel a reposiciones de stock significativas como en el caso de los supermercados.

Distintos ejemplos de rotación de inventario

Habitualmente el periodo comprendido en la medición de rotación de inventarios suelen ser de un trimestre, o un semestre o un año (el caso más habitual). No obstante en algunos sectores como el de la alimentación suele comprender menos espacio de tiempo debido a la caducidad de los productos.

Otros sectores sin embargo reflejan menores niveles de reposiciones por periodo debido a sus altos costes, la estacionalidad o la capacidad económica y los gustos de los consumidores. Claro ejemplo de ello son las industrias de la joyería, el lujo, el arte…