Una tarjeta bancaria es un medio de pago emitido por una entidad financiera a favor de un consumidor, a través de una cuenta asociada, y que es aceptada en infinidad de comercios y establecimientos.

Su objetivo es poder realizar extracciones de dinero de cajeros automáticos o comprar cualquier tipo de bien y servicio, tanto en tiendas físicas como de modo online.

Tipos de tarjetas bancarias

En el mercado existen numerosos tipos de tarjetas bancarias. A continuación, describiremos sus clases y principales características:

1. Tarjeta de débito: permite hacer uso de ella en los comercios y establecimientos que la acepten como medio de pago, hacer extracciones en efectivo de su red de cajeros automáticos sin cargo y otras operaciones (como recargar el móvil, consultar el saldo de la cuenta bancaria, etc.). Asimismo, facilita el poder disponer de tanto efectivo en cajeros automáticos (o hacer cargos en comercios) como saldo disponible haya en la cuenta asociada a la tarjeta.

2. Tarjeta de crédito: la principal diferencia con una de débito es que la tarjeta de crédito lleva asociada (en función de la solvencia que la entidad emisora reconoce a su titular) una línea de préstamo. Con este documento se pueden adquirir bienes o servicios mediante el pago de una cuantía fija mensual, hasta la amortización del importe adeudado, pero con un máximo de saldo dispuesto (lo que se llama línea de crédito).

3. Tarjeta monedero o prepago: se corresponde con una tarjeta bancaria destinada a pequeños pagos o pequeños usuarios bancarios. Entre sus ventajas más relevantes destacan que se puede recargar una vez agotado su saldo mediante un ingreso en caja, transferencia bancaria o cargo en la cuenta; puede ser utilizada en comercios mientras haya saldo disponible; el máximo fraude que nos podrá causar en caso de caer en malas manos, será dicho saldo.

4. Tarjeta prepago multidivisa: es aquella cuyo saldo puede expresarse en diferentes monedas de aquellas en las que se emite, con el objeto de ser empleada en otros países con otras divisas. Es decir, no hay que hacer cambios de moneda al pagar con ella en el extranjero.

5. Tarjeta de comercio: es la tarjeta de crédito emitida por las empresas financieras de grandes cadenas comerciales. Se utilizan generalmente como instrumento de financiación de las compras hechas en la red de tiendas del establecimiento que la emite; y permiten, al igual que la tarjeta de crédito, aplazar las adquisiciones sin costes extras para el titular.

6. Tarjeta de fidelización: un ejemplo de esta alternativa son los kilómetros gratuitos a los que tienen derecho los pasajeros frecuentes de las aerolíneas, o cuando se ofrecen regalos y descuentos al alcanzarse un límite de puntos adquiriendo los servicios de un establecimiento dado.

Pago con tarjetas sin contacto

Se han lanzado estándares basados en radiofrecuencia (RFID) o NFC (near field communications), que permiten aceptar un pago sólo por proximidad al terminal de venta (TPV) del comercio para bajos importes, en los que se asume que no es necesario el reconocimiento del cliente con su documento de identidad.

Seguridad de las tarjetas

En general, todas las tarjetas bancarias son bastante seguras hoy en día al requerir un PIN o clave para operar con ellas presencialmente o sacar dinero de un cajero automático. En el caso de compras online, muchos comercios interactivos requieren ya el pago 3DSecure o SecureCode, que exige la confirmación del consumidor mediante un código adicional enviado a su teléfono móvil o presente en una tarjeta de coordenadas.