Economía solidaria

La economía solidaria es un enfoque para el desarrollo de actividades productivas basado en el bien común. Igualmente, busca la equidad y el equilibrio con el medio ambiente.

La economía solidaria sigue principios como la autonomía, igualdad, responsabilidad social corporativa, transparencia y vida comunitaria.

Este tipo en enfoque se observa, por ejemplo, en las cooperativas. Dichas organizaciones ofrecen a cada uno de sus miembros las mismas atribuciones y obligaciones.

Características de la economía solidaria

Entre las características de la economía solidaria destacan:

  • Tiene varias definiciones, pero la mayoría converge en ciertos aspectos clave, como la priorización del bienestar colectivo frente a la generación de riqueza.
  • Es un enfoque que se contrapone a la economía capitalista, afirmando que esta produce desigualdad y afecta al medio ambiente.
  • La economía solidaria no implica ni exige la eliminación del capitalismo, sino que puede ser aplicada en ciertos ámbitos, por ejemplo, dentro de una institución que desarrolle actividades culturales en zonas urbanas con altos índices de pobreza.
  • Uno de los principios es la autogestión, lo que significa que la organización o empresa es administrada por los propios productores. Esto sucede, por ejemplo, cuando muchos empresarios agrícolas pequeños forman una asociación. De esa forma, buscan generar economías de escala y negociar con sus clientes ofreciendo un mayor volumen de venta.
  • Otro de los pilares es la sostenibilidad, por lo que una organización basada en la economía solidaria procura utilizar métodos de producción que afecten lo menos posible el medio ambiente. Por ejemplo, cambia el uso de bolsas de plástico por aquellas que son de papel.

Empresas de economía solidaria

Las empresas de economía solidaria administran su negocio en base a principios como la equidad y la responsabilidad social y con el ecosistema. Es decir, no apuntan únicamente a un fin lucrativo. Pueden constituirse en distintos tipos de entidades como los siguientes:

  • Cooperativas: Instituciones que administran un negocio de propiedad conjunta. La idea es que todos los socios compartan los mismos derechos y obligaciones, por lo que el voto de cada accionista tiene el mismo valor. Otra característica de las cooperativas es que su gobierno es horizontal, es decir, todos los asociados se encuentran en igualdad de condiciones. No hay un trato vertical entre la gerencia o dirigencia y el resto de la entidad.
  • Fondos de empleados: Asociaciones conformadas por trabajadores dependientes de la misma empresa pública o privada. Se constituyen con el objetivo de ofrecer servicios a sus miembros, recibiendo ahorros y otorgando créditos. Sus excedentes se destinan a actividades sociales.
  • Mutuales: Organizaciones sin fines de lucro. Los asociados realizan una contribución económica y como retribución acceden a programas preventivos y de capacitación. Igualmente, las mutuales brindan prestaciones, subsidios o pensiones para aquellos trabajadores que sufran, por ejemplo, un accidente laboral.
  • Organizaciones no gubernamentales: Instituciones que desarrollan proyectos para generar cambios positivos en una sociedad o ecosistema. Así, se plantean metas como bajar la tasa de desnutrición infantil. No tienen fines lucrativos.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario