Hacienda

La hacienda, en el área fiscal, se refiere al conjunto de organismo públicos encargados de obtener los recursos monetarios necesarios para poder financiar las actividades del Estado.


La hacienda es parte de la administración pública y su función principal consiste en recaudar recursos y hacerlos llegar a las arcas del Estado. También se conoce como agencia tributaria.

Misión de la hacienda pública

La hacienda es la encargada de aplicar el sistema tributario vigente en un país con el fin de recaudar, gestionar y controlar los gastos del Estado. No tiene atribuciones para elaborar y aprobar las normas tributarias, su función se limita a aplicarlas correctamente. Asimismo, no es la encargada de decidir la asignación de los recursos a las distintas actividades o proyectos del Estado.

Funciones de la hacienda

Las funciones principales son:

  • Gestión, inspección y recaudación de tributos
  • Gestión aduanera y control del contrabando
  • Colaboración en la detección y persecución de delitos contra la hacienda pública y contrabando
  • Recaudación de los ingresos de las administraciones públicas

Principales recursos de hacienda

Las principales fuentes de recursos con los que cuenta hacienda son:

  • Impuestos, tasas y aranceles: Entre ellos destaca la importancia del impuesto a la renta de las personas y empresas.
  • Ingresos no tributarios: provenientes de las empresas del Estado, de los cobros por servicios de las administraciones públicas (por ejemplo, certificados), fondos soberanos de inversión y venta de activos en manos de Estado, entre otros.
  • Préstamos: Son obtenidos tanto en el mercado nacional como en el extranjero.
  • Señoreaje: se refiere al impuesto por el uso del dinero emitido por el gobierno, que cuenta con el monopolio de la emisión de la moneda local.

Objetivos de largo plazo de hacienda

Los objetivos centrales de hacienda dependen de las prioridades que establezca el gobierno. No obstante, en la mayoría de los países modernos, los objetivos se enfocan en lo siguiente:

  • Mejorar la distribución de los recursos: Lo anterior incluye proveer de servicios básicos a los sectores más desprotegidos y fomentar el bienestar general de la población.
  • Estabilidad: Que las cuentas del Estado estén ordenadas y los gastos sean financiables.
  • Desarrollo a largo plazo: Fomentar el desarrollo económico que incluye la inversión e innovación.

La hacienda y la tecnología

Con el desarrollo tecnológico las actividades de hacienda se han vuelto más accesibles y eficientes. Muchos de los trámites que incluyen la declaración y pago de impuestos, pago por servicios del Estado y otros se pueden hacer online.

A lo anterior se agrega que la tecnología ha ayudado a hacienda a tener un mejor control de la evasión, cotejando información de distintas fuentes de las personas y empresa obligadas al pago de impuestos.

Ejemplo de hacienda

En España la agencia tributaria es el organismo encargado de aplicar el sistema tributario y aduanero vigente. Además de la recolección de los recursos de las administraciones del Estado y otros provenientes de la Unión Europea.

La agencia tributaria de España se creó efectivamente en el año 1992 y se rige por el principio constitucional de que los aportes a los gastos del Estado que haga un agente económico deben estar de acuerdo con su capacidad de pago.

La agencia tributaria orienta, informa y asiste a los contribuyentes para que cumplan con sus obligaciones. Al mismo tiempo lleva a cabo actividades de control, detección y regularización de incumplimientos de las obligaciones tributarias.

Otras definiciones

El concepto de hacienda también se utiliza para denominar a aquella rama de la economía que estudia la actividad financiera del sector público. Dentro de esta rama de estudio se incluye: los flujos de ingresos y gastos del Estado, las decisiones económicas asociadas, la definición de los objetivos del gobierno y cómo financiarlos, entre otros.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario