Títulos anti-dilutivos (Anti dilutive securities)

Los títulos anti dilutivos (anti dilutive securities) son aquellos que elevan el beneficio por acción (BPA) de una empresa cuando se cuentan como títulos comunes. Ello, pese a que esté aumentado el número de participaciones.

Esto sucede con instrumentos financieros que, cuando son convertidos en acciones ordinarias, elevan las ganancias a repartir entre los inversores. Para explicarlo de forma gráfica, la cantidad de pedazos en los que debe dividirse la torta es mayor. Sin embargo, al mismo tiempo, el pastel es más grande.

En este punto, cabe explicar que existen valores convertibles, que son bonos o acciones preferentes que pueden transformarse en acciones ordinarias. De esta forma, se vuelven transables en el mercado financiero.

Ejemplo de títulos anti dilutivos

Supongamos que una firma obtiene un beneficio neto de $ 10.000 y tiene un promedio de 200 acciones ordinarias en circulación. Asimismo, cuenta con 100 acciones preferentes (convertibles), las cuales pagan un dividendo de $40 cada una.

El beneficio por acción entonces se calcularía de la siguiente forma: (10.000-100*40)/200=6.000/200=  $ 30

Sin embargo, si las acciones en circulación se convirtieran en acciones ordinarias el BPA, que en este caso sería el BPA diluído, sería el mostrado a continuación: (10.000/(200+100))= $ 33,33

Por lo tanto, en el ejemplo planteado, las acciones preferentes son títulos anti dilutivos.

Usos del término anti dilutivo

Existen varios usos del término anti dilutivo. Por ejemplo, es una característica de ciertas operaciones como el retiro de acciones ordinarias, cuyo resultado es la distribución de las utilidad neta entre un menor número de participaciones.

Asimismo, algunas decisiones corporativas pueden ser anti dilutivas, por ejemplo, si una empresa adquiere otra a través de la emisión de acciones ordinarias. Ello, siempre y cuando el valor añadido por la operación compense el incremento en el número de participaciones.

Otro uso del término anti dilutivo es el referente a derechos de propiedad, cuando el accionista tiene la potestad de adquirir más títulos de la empresa. Si ello no fuera posible, cualquier emisión de nuevas acciones reduciría el porcentaje de participación del inversionista.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario