Abraham Maslow

Lectura: 4 min

Abraham Maslow fue un psicólogo que vivió en el siglo XX. Sus ideas revolucionaron algunos aspectos de su disciplina. Algunas de ellas fueron aplicadas en el ámbito empresarial. Su aportación más reconocida es la pirámide de las necesidades. Se le considera el padre de la psicología humanista.

Abraham Maslow nació el 1 de abril de 1908, en el barrio de Brooklyn (Nueva York). Fue el primogénito de siete hijos de padres inmigrantes rusos judíos, Samuel Maslow y Rose Schilojsky. Su infancia humilde transcurrió sin muchos amigos, debido a sus orígenes hebreos. Por ello, dedicó su tiempo a la lectura y a estudiar. Esta situación le generó una actitud poco propensa al contacto humano en cualquier ámbito. Sus relaciones familiares difíciles le marcaron profundamente.

Derecho por obligación, psicología por vocación

La presión familiar hizo que iniciara sus estudios en Derecho. Por ello, se matriculó en la Universidad de Nueva York en 1926. Sin embargo, al percibir que no podría concluir el curso, pidió el traslado a la Universidad de Cornell, en Ithaca (Nueva York). En ella realizó un curso de introducción a la psicología.

A pesar del cambio, Maslow mantuvo una actitud de desánimo, por lo que volvió a su ciudad. Allí, frustrado por su experiencia, decidió retomar sus estudios en Derecho. A esta sensación también ayudaban los conflictos familiares causados por la atracción que sentía hacia su prima, Bertha Goodman, con la que se casó en 1928. Al dar este paso sintió fuerzas para alejarse de la influencia de sus padres y volver a estudiar psicología, esta vez en la Universidad de Wisconsin (Madison). Consiguió finalizar la carrera y obtener el doctorado en 1934. Durante sus estudios realizó investigaciones experimentales sobre el comportamiento de primates. También publicó su primer artículo, “Delayed reaction”, en el Journal of Comparative Psychology, en 1932.

En 1935, Maslow se convirtió en residente de la Universidad de Columbia. Aquí trabajó bajo la dirección de Edward Thorndike. Desarrolló una amplia investigación referente la sexualidad de la mujer. Paralelamente, obtuvo nuevas influencias, como la antropología de Ruth Benedict y la psicología de la Gestalt, de Max Wertheimer. Durante esta etapa, Maslow lanzó algunas ideas sobre la autorrealización personal que fueron tachadas de poco científicas. En 1937 publicó “Personalidad y patrones de la cultura”, en el libro de Ross Stagner “Psicología de la Personalidad”.

Una teoría aplicada al ámbito empresarial

Regresó a Nueva York en 1937 para ser docente, durante catorce años, en el Departamento de Psicología del Brooklyn College. En 1947 se toma un descanso a causa de un ataque al corazon. En 1951, aceptó el cargo de presidente del Departamento de Psicología de la Universidad de Brandeis, en Waltham (Massachusetts). Esta nueva etapa la dedicó al estudio de la motivación, la personalidad y la autorrealización. Sus ideas llegaron a oídos de Douglas McGregor, profesor de Administración en el Instituto Tecnológico de Massachussets, que las divulgó aplicándolas al ámbito empresarial.

En colaboración con McGregor, Maslow obtuvo financiación de la Fundación Rockefeller y pudo desarrollar su teoría sobre la jerarquía de las necesidades. Su prestigio fue en aumento, por lo que en 1966 fue elegido presidente de la American Psychological Association (APA). Su delicada salud le llevó a alejarse del ámbito académico. Sin embargo, en 1969, aceptaría la invitación para ser residente de la Fundación Laughlin, en California. Desde su oficina en Sand Hill Road, el psicólogo popularizó su visión sobre empresas y gestión de personas, que fueron difundidas en Silicon Valley. En 1970, aceptó un puesto en Saga Administrative Corporation. Sin embargo, poco después sufrió un ataque al corazón, que le causó la muerte con 62 años de edad.

Las principales aportaciones de Abraham Maslow

Maslow pudo escapar del derecho para dedicarse a su pasión: la psicología. En este campo nos ha legado importantes aportaciones, que todavía hoy son seguidas en el ámbito empresarial y del trabajo.

Abraham Maslow es uno de los padres de la psicología humanista. Según esta corriente, el individuo sano es el que logra la autorrealización. Ello implica el pleno desarrollo de sus propias potencialidades, el que se convierta en lo que realmente es. En este sentido, describió una serie de rasgos de las personas que la alcanzan. Señaló que mantienen una percepción más precisa de la realidad. También que no mantienen actitudes defensivas y artificiales. Al contrario, son personas autónomas, con una marcada inteligencia crítica y creativa. A la vez, presentan una mayor disposición para establecer relaciones más colaborativas, ricas y liberadoras.

Para él, la sociedad ideal sería aquella en la que todos sus miembros son capaces de autorrealizarse. A esta utópía le puso un nombre: Eupsichia.

La pirámide de Abraham Maslow y la teoría de las necesidades

Sin duda, uno de las aportaciones más conocidas es la pirámide de Maslow. En 1943, publicó “Theory of Human Motivation” (reeditado más tarde como “Motivation and Personality”). Aquí describió los diferentes niveles de necesidades que las personas deben satisfacer, de forma escalonada.

Ver pirámide de Maslow

Abraham Maslow representó estas necesidades con una pirámide. En la base situó las necesidades primarias (de naturaleza fisiológica, como comer, dormir, respirar, sexualidad, etc.). Tras ellas, una vez satisfechas, aparecen otras, como la necesidad de seguridad, de afecto, de pertenencia, de estima y, en la cúspide, la de autorrealización. En su opinión, un ser humano debe poder realizarse libremente, por lo que si se siente como un músico, debe hacer música;si se siente como un poeta, debe escribir poesía, etc. Sin duda, que sus padres le presionaran para estudiar derecho, influyó mucho en el desarrollo de esta teoría.

Comparte este artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, TE RECOMENDAMOS LEER:

Deja un comentario