El coste de oportunidad es el coste de la alternativa a la que renunciamos cuando tomamos una determinada decisión, incluyendo los beneficios que podríamos haber obtenido de haber escogido la opción alternativa.

Por lo tanto, el coste de oportunidad son aquellos recursos que dejamos de percibir o que representan un coste por el hecho de no haber elegido la mejor alternativa posible, cuando se tienen unos recursos limitados (generalmente dinero y tiempo). El término coste de oportunidad también es denominado como “el valor de la mejor opción no seleccionada”.

Coste de oportunidadEn nuestra vida tenemos que tomar decisiones constantemente para cualquier asunto, más si caben los relacionados con el dinero. Por ejemplo, imaginemos que tenemos 10 euros y tenemos varias alternativas para gastarlos (ir al cine, dar un paseo por el parque y ahorrarlos, cenar fuera…), el coste de oportunidad va a ser el beneficio que nos podría reportar la alternativa a las que hemos renunciado, fundamentalmente la de mayor valor.

La teoría sobre el coste de oportunidad nos dice que si hemos elegido ir a ver una película, siguiendo con el ejemplo anterior, y mientras la estamos viendo no nos gusta, pensando económicamente es mejor irse del cine y aprovechar el tiempo disfrutando otra de las alternativas, ya que el dinero gastado en el cine no lo vamos a recuperar, es dinero que ya está gastado. Pero yéndonos, al menos podremos aprovechar el tiempo en hacer otra cosa, como dar un paseo por el parque.

El coste de oportunidad se utiliza en el ámbito financiero y económico como una buena forma de evaluar y cuantificar inversiones cuando tenemos varias alternativas posibles y unos recursos limitados. En el campo empresarial el coste de oportunidad supone un elemento importante objeto de estudio ya que supone una de las mejores formas de seleccionar inversiones, no por la rentabilidad a corto y medio plazo, si no sobre todo porque el coste de oportunidad se basa en la rentabilidad futura (beneficios aportados) que podrá reportar cada inversión.

El coste de oportunidad en finanzas

En finanzas empresariales, el llamado coste de oportunidad de la estructura económica y financiera, hace referencia a los recursos que podríamos ganar si pusiésemos a trabajar todo nuestro dinero. Por ejemplo, el dinero que tengamos en el banco en una cuenta sin remuneración, podríamos tenerlo en un depósito al 3%, este 3% sobre el total de nuestro dinero sería el coste de oportunidad.

También puede aplicarse a la utilización los recursos propios del pasivo de una empresa, ya que si en lugar de utilizar estos recursos y patrimonio neto utilizáramos deuda, el apalancamiento financiero resultante del uso de deuda podría hacer que sin utilizar nuestros recursos, obtuviéramos el mismo beneficio.

Ejemplos de coste de oportunidad

Si tenemos 100.000€ y queremos invertirlos, imaginemos que podemos montar una frutería o invertir en 12.500 acciones de Repsol, que cotizan a 8€ en la Bolsa de Madrid. Puesto que no entendemos mucho de mercados financieros, decidimos decantarnos por la frutería, que al cabo de 2 años nos reporta 20.000€ de beneficio, mientras que en esos mismos dos años las acciones de Repsol han ascendido hasta los 11€. En este caso el coste de oportunidad sería:

Beneficios frutería: 20.000

Beneficios acciones Repsol (desechada): (11-8) x 12.500: 37.500€

Coste de oportunidad: 37.500-20.000: 17.500€ euros.

Otro ejemplo de coste de oportunidad, es al que se enfrenta un estudiante la hora de escoger si estudiar o trabajar. Supongamos que cuando termina la carrera puede escoger entre realizar un máster de dos años o trabajar en la tienda de su tío, donde le ofrecen 1250 euros al mes. Si decide estudiar en lugar de trabajar, el coste de oportunidad de realizar el máster de 2 años en vez de trabajar es de 30.000 euros, el coste de los 1250 euros al mes durante dos años.