La propensión marginal al consumo mide la parte destinada al consumo cuando la renta se incrementa en una unidad.

Se trata de una relación matemática teórica, al indicar en qué medida destinamos al consumo o ahorro aquella parte de la renta que se incrementa, que se suele tomar como unidad, por lo que la PMC estará comprendida entre 0 y 1, siendo así un ratio económico.

En las economías abiertas y libres, resulta importante establecer qué porcentaje de la renta se dedica al consumo y qué parte al ahorro o inversión, siendo indicativo del nivel de desarrollo de los países en la mayoría de los casos, ya que puede darnos indicios acerca de la pobreza de un país (si la mayoría de la renta se destina a consumo, generalmente de necesidades básicas) o del nivel de arraigo y diversificación de una economía, si por ejemplo hay una alta propensión al ahorro, que es la otra parte que junto al consumo formarían la renta total.

El término marginal hace referencia a movimientos (incrementos o decrementos) de variables económicas, en este caso la renta, de forma que permite aclarar en qué medida un individuo, organización o país destina los crecimientos en su renta, en tantos por 1.

Formulación

La función del consumo agregado es:

funcion-del-consumo

donde:

C es el gasto en consumo

Y es la renta disponible

a es el consumo autónomo 

c = 1 – s es la propensión marginal a consumir, o dicho de otra manera, la parte de los incrementos de renta destinada al consumo.

En este caso, puesto que se tratan de valores marginales, es decir de incrementos por unidad, despejamos c.

c: C / Y = a/Y + c

y a su vez, tenemos que C / Y = a/Y + (1-s), ya que c=1-s

Sustituimos c por 1-s, siendo s la propensión marginal al ahorro, es decir, aquella parte de los incrementos de la renta que no dedicamos al consumo, tal que  Y = C + S (donde S es la renta destinada a ahorro), y para calcular los incrementos en la renta por unidad, utilizamos la siguiente expresión:

formula-incrementos

siendo Δ los incrementos de las variables en una unidad.

Finalmente, volvemos a sustituir para que la suma de ahorro y consumo sumen la totalidad de la renta (1 = ΔC/ΔY + ΔS/ΔY), llegando a la conclusión inicial de 1 = c + s, donde s es la propensión marginal al consumo.