Una subasta es un procedimiento de venta organizado en donde los interesados compiten entre sí para adjudicarse el bien o servicio a ser subastado.

Una subasta es una venta que se organiza a través de un conjunto de reglas que determinan la forma en la cual, los demandantes o compradores interactúan entre sí con el fin de adquirir el bien o servicio a ser subastado. Usualmente, durante la subasta los demandantes ofrecen sumas de dinero las que se comparan con las de los demás compradores para luego determinar quién será el ganador. Todo lo anterior de acuerdo a unas reglas previamente establecidas y conocidas por todos.

Las subastan son una alternativa a los mercados para determinar un precio de equilibrio para un bien o servicio.

Objetivo de la subasta

Generalmente el objetivo de la subasta es maximizar las ganancias o utilidades de la venta induciendo a que los compradores revelen la valoración que tienen del bien o servicio a ser subastado.

Cabe recordar que la valoración que tienen las personas de un bien o servicio es una información privada (no observable) y que muchas veces no existen incentivos para revelarla. Así por ejemplo, no queremos revelar cuánto es lo máximo que estamos dispuestos a pagar por un bien o servicio con la esperanza de que podamos pagar un precio más reducido.

Tipos de subastas

Existen cuatro tipos básicos de subastas:

  • Inglesa o ascendente: los compradores van ofreciendo sumas de dinero crecientes hasta que el monto mayor se adjudica el bien. Quienes participan de la subasta van observado las pujas de los demás y deben decir si aumentan o no su oferta.
  • Holandesa o descendente: se parte de un valor X el que se va reduciendo progresivamente, cuando uno de los compradores decide parar la subasta se le adjudica el bien y tiene que pagar el precio en que ha quedado al momento en que se ha detenido la baja progresiva. En este caso, los participantes no observan las ofertas de los demás, deben decidir si detener o no la subasta teniendo en cuenta el riesgo de que otro comprador lo haga antes y se quede con el bien. La subasta holandesa es utilizada por muchos países para la emisión de letras y bonos del Estado, como por ejemplo en Estados Unidos.
  • Española: (también conocida como holandesa modificada), combina subasta de precio único y de precios múltiples. Se utiliza cuando se subastan varios bienes. Es el utilizado para emitir letras del tesoro en España. Se establece un precio mínimo para los bienes que no es conocido por lo licitadores. Éstos tienen dos tipos de ofertas, competitivas (pujan a un precio concreto) y no competitivas (aceptan precio final cualquiera que sea). Se aceptan todas las ofertas competitivas por encima del precio mínimo y se establece un precio medio entre ellas que será el que pagarán las ofertas no competitivas y los que queden por encima. Los que hayan pujado un precio entre el precio medio y el mínimo obtendrán los bienes a ese precio.
  • De sobre cerrado a primer precio: los participantes entregan su oferta en un sobre cerrado. Posteriormente, el organizador de la subasta abre los sobres y elige el mayor precio. Los participantes no pueden observar las ofertas de los demás lo que les deja en el dilema de ofrecer un monto menor al máximo que están dispuestos a pagar pero que a la vez no los deje fuera de la subasta.
  • De sobre cerrado a segundo precio: en esta subasta, los participantes entregan su oferta en un sobre cerrado y se la adjudicará el segundo precio más alto. Nuevamente, los participantes no conocen las ofertas de los demás participantes pero tienen más incentivos a revelar cuanto de verdad valoran el bien o servicio a ser subastado.

Además, según se conozca después el precio podemos distinguir entre entre una subasta de valor común y una subasta de valor privado:

  • Subasta de valor común: el valor del artículo a subastar será el mismo para cualquier licitador, pero los licitadores no saben el valor en el momento de la subasta. Por ejemplo en subastas de petróleo, el valor del petróleo que se va a extraer es el mismo para todos, pero los licitadores deben estimar cuál es ese valor. Debido a que los participantes de la subasta estiman el valor con error, el que más sobreestime ese valor será el mejor postor. Lo que a veces se conoce como maldición del ganador, porque en muchos casos acabará obteniendo pérdidas.
  • Subasta de valor privado: el valor que ofrece cada postor es el que valor del bien o servicio para él mismo, por lo que en teoría nadie hará una oferta por encima de su propio valor para ese bien o servicio. Un claro ejemplo de subasta de valor privado es una subasta de arte o de coleccionables.

Teoría de las subastas

La llamada “teoría de las subastas” es una rama de la Teoría de Juegos que se dedica a estudiar a las subastas como una forma de interacción estratégica entre sus participantes. Algunos de los temas que se estudian son: los incentivos que enfrentan los que participan de las subastas, las estrategias óptimas para cada diseño de subasta, los resultados esperados de la subasta y el grado de eficiencia que se logra con ellas.

La teoría de subastas es un estudio que permite no sólo comprender el resultado de las subastas sino que también lograr un diseño óptimo de acuerdo a los objetivos que se persigan.