La ventana de liquidez es el periodo en el que los partícipes de un fondo de inversión pueden reembolsarlo total o parcialmente sin que se le aplique la comisión de reembolso.

Habitualmente, en el momento de reembolso de un fondo de inversión , la entidad financiera o gestora del fondo cobra una comisión por realizar ese reembolso. Sin embargo, si ese reembolso se realiza durante el periodo de ventana de liquidez no se cobrará dicha comisión de reembolso.

¿En qué fondos de inversión existe la ventana de liquidez?

Aunque las ventanas de liquidez no están limitadas a ningún tipo de fondo de inversión, en la práctica únicamente se aplican a los fondos de inversión garantizados. Un fondo garantizado es un producto estructurado con formato de fondo de inversión, en la que el cliente mantiene garantizado parte o todo el capital aportado a vencimiento. Por tanto, en los fondos de inversión agresivos, moderados o conservadores no existen estas ventanas de liquidez.

Funcionamiento de la ventana de liquidez

En primer lugar, la ventana de liquidez tiene que aparecer reflejada en los folletos informativos del fondo de inversión. Es decir, la ventana de liquidez no existe para todos los fondos de inversión garantizados; únicamente para que aquellos que lo prevea expresamente en sus características.

En dichas características aparecen las condiciones de la ventana de liquidez: las más habituales son el plazo de la ventana de liquidez (que está limitado) y la existencia de un preaviso, por parte del cliente. Es decir, el cliente que quiera reembolsar el fondo de inversión tendrá que preavisar a la entidad gestora, en el plazo que se estipule. Pero además pueden exigirse otros requisitos como, por ejemplo, que el reembolso tenga que ser parcial, y no por la totalidad.

Cumpliendo todas estas condiciones previas, el cliente que quiera reembolsar el fondo durante la ventana de liquidez únicamente deberá comunicarlo a la entidad gestora (cumpliendo los plazos establecidos) y, de esta forma, no tener que pagar la comisión de reembolso.

Ventajas e inconvenientes del reembolso en la ventana de liquidez

La principal ventaja del reembolso durante la ventana de liquidez es obvia: un ahorro de costes al no tener que pagar la comisión de reembolso (que puede ser de, hasta el 5% de la cantidad reembolsada). Sin embargo, también existe un  posible inconveniente: la garantía de reembolso  que existe en los fondos garantizados no existe si el reembolso se hace durante la ventana de liquidez. A continuación se muestra un ejemplo para entenderlo mejor:

Un cliente invierte 100 unidades monetarias en un fondo de inversión garantizado al 100% con un vencimiento de 5 años y una ventana de liquidez de 6 meses. La comisión de reembolso es del 5% de la cantidad reembolsada. Este cliente tiene aseguradas sus 100 unidades monetarias en el momento del vencimiento (es decir, durante 5 años). Además puede reembolsarlo durante los primeros 6 meses (ventana de liquidez) sin pagar la comisión de reembolso. Si quisiera reembolsarlo a los 5 meses y el fondo valiera un 90%, la cantidad reembolsada sería de 90 unidades monetarias, a pesar de que el fondo está garantizado al 100%. Esto es así porque la garantía es de reembolso al vencimiento, no de un rembolso anticipado.