Banca electrónica

La banca electrónica es una plataforma virtual que las instituciones financieras implementan para sus clientes. Ello, con el objetivo de que puedan realizar diversas operaciones de manera remota y automática.

La idea es que las personas utilicen sus dispositivos electrónicos (celulares, tablets, ordenadores, entre otros) en lugar de acercarse físicamente a las agencias.

Entre las operaciones más comunes que están disponibles bajo esta modalidad tenemos: Consulta de saldos, transferencias de dinero, pago de servicios, entre otros.

Tres conceptos relacionados a banca electrónica

Es importante diferenciar entre tres conceptos relacionados a la banca electrónica:

  • Banca electrónica: Se refiere a todo tipo de servicios por medios electrónicos. Esto incluye, en un sentido más amplio, a los cajeros automáticos. Incluso, algunos consideran la atención prestada vía telefónica.
  • Banca online o por Internet: Comprende todas las transacciones que se pueden realizar desde el ordenador o dispositivo móvil utilizando una conexión de Internet.
  • Banca virtual: Un banco virtual es aquel que no tiene oficina. Se confunde con banca electrónica, pero no es el término adecuado si nos queremos referir, por ejemplo, a las transferencias bancarias que pueden enviarse desde el smartphone.

Ventajas y desventajas de la banca electrónica

Entre las ventajas de la banca electrónica destacan:

  • Permite a los clientes concretar transacciones rápidamente. Así, se ahorra tiempo y costes de traslado.
  • Existe la comodidad de poder operar desde cualquier sitio.
  • Se espera que menos personas se acerquen al banco en la medida que aumente el uso de la banca electrónica. En consecuencia, la atención en la modalidad presencial debería ser más ágil.
  • Evita el riesgo del uso de efectivo (robo, pérdida, entre otros).

Sin embargo, también existen algunas desventajas:

  • Las barreras de entrada son altas en ciertos segmentos del mercado como las personas mayores o sin acceso a la web. Esto es relevante, sobre todo, en países en desarrollo donde la penetración de Internet es relativamente baja.
  • Persiste siempre cierta desconfianza de algunos usuarios respecto a la seguridad de su información cuando la comparten en línea.
  • Aún no se puede brindar desde los medios electrónicos muchos servicios personalizados, por ejemplo, en cuanto a asesoría financiera.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario