Calidad financiera

La calidad financiera es la habilidad de una compañía para generar altos niveles de beneficio a largo plazo de forma consistente y sostenible.

Dicho de otro modo, decimos que una empresa tiene calidad financiera cuando realiza una buena gestión de sus recursos. Y, gracias a esa adecuada gestión, puede “asegurarse” de que seguirá consiguiendo buenos resultados en los próximos años.

¿De qué depende la calidad financiera?

Para ello, tenemos que plantear la siguiente pregunta: ¿En qué situación financiera debe encontrarse una empresa para tener la “seguridad” de que seguirá obteniendo buenos resultados en el futuro?

Lógicamente, tendrá que estar en una situación muy buena. Es decir:

  • Tener bajos niveles de deuda en relación a sus fondos propios.
  • Estar haciendo inversiones de calidad.
  • Consistencia en la generación de beneficios.
  • Buenos ratios rentabilidad-riesgo.
  • Poca carga de intereses sobre el resultado del ejercicio.

Estos son algunas de las características que una empresa con calidad financiera tendrá. Para saber más, se recomienda consultar los siguientes artículos:

Diferencia entre salud financiera y calidad financiera

Claro que uno puede preguntarse: ¿Esto no es igual a la salud financiera? No, no es lo mismo. Ya que, la salud financiera es un concepto de suficiencia y la calidad financiera de excelencia.

Por ejemplo, supongamos dos empresas. La primera empresa (A) tiene ratios a priori deseables para cualquier empresa. Digamos que alcanza los mínimos. La segunda empresa (B), por su parte, no solo cumple los mínimos sino que los supera con creces.

En términos académicos la primera empresa sería un suficiente o un bien. La segunda sería un sobresaliente o una matrícula de honor.

De la misma manera dentro de la calidad financiera hay diferentes grados. Esto dependerá del análisis de distintos factores que nos permitirán comparar distintas empresas con diferentes valoraciones.

Calidad de crédito, calidad financiera y calificación crediticia

Por último vamos a ver la relación que existe entre estos tres conceptos. Son tres conceptos íntimamente relacionados. La calificación crediticia sería la expresión numérica que se le otorga a una empresa según su calidad crediticia. La calidad crediticia está directamente relacionada con la calidad financiera. A mayores niveles de la segunda, mayores niveles de la primera y, por tanto, mejor calificación crediticia.

En el siguiente gráfico se muestran las distintas calificaciones en función de la calidad crediticia de una empresa, según diferentes agencias de calificación  (Moody’s, Standard & Poor’s  y Fitch):

A mayor calidad financiera, mejor calificación crediticia. Dependiendo de la calidad financiera el coste de pedir prestado será mayor o menor. A mayo calidad financiera, mejor calificación crediticia y menor tipo de interés al pedir prestado.

No todas las empresas tienen calificación crediticia. Solo las empresas más grandes tienen calificación crediticia. Esto no quiere decir sin embargo que no tengan calidad

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario