Canal de distribución bancaria

Lectura: 2 min

El canal de distribución bancaria es el medio físico o virtual por el cual una entidad financiera ofrece sus servicios.

En sus inicios en el medioevo, los bancos solo contaban con el canal presencial para transar con sus clientes. Sin embargo, hoy se pueden efectuar operaciones de manera remota y por vía electrónica.

Un ejemplo de canal de distribución bancaria son los cajeros automáticos desde donde se puede transferir dinero, pagar servicios, retirar efectivo, entre otros.

Canales de distribución bancaria más representativos

Los canales de distribución bancaria más representativos son:

  • Canal presencial: Es el medio más tradicional para asistir al público. Se refiere al servicio brindado en la ventanilla de todas las oficinas de los bancos.
  • Agente: Son puntos de atención instalados en distintos comercios que no pertenecen a la entidad financiera, por ejemplo, un supermercado. Así, los clientes no necesitan trasladarse hasta la oficina del banco. En cambio, se dirigen al agente más cercano para realizar diversas operaciones.
  • Cajeros automáticos: Son máquinas de autoservicio desde donde pueden efectuarse varias transacciones, principalmente transferencias bancarias y retiros de efectivo. Incluso, existen algunos cajeros que reciben depósitos. Una de sus principales ventajas es que funcionan las 24 horas de manera ininterrumpida.
  • Banca telefónica: El banco pone a disposición del público un número de atención al cliente. Usualmente, contesta un buzón de voz que da opciones de acuerdo a la operación o consulta deseada. De ser necesario, se contacta al usuario con un asesor. Esta canal suele ser útil, por ejemplo, en caso de extravío o robo de la tarjeta de débito o crédito, ya que se puede iniciar la llamada desde cualquier sitio y el horario de atención normalmente abarca las 24 horas del día.
  • Banca online o en línea: Las entidades financieras han diseñado plataformas virtuales para realizar una gran variedad de transacciones. Esto, desde el ordenador y en cualquier lugar con conexión a Internet. Para ingresar a la banca en línea, suelen requerirse más filtros de seguridad en comparación a otros canales. Por ejemplo, puede solicitarse el uso de una clave adicional a la que el cliente ya asignó a su tarjeta. De esa forma, se busca evitar el fraude.
  • Aplicaciones móviles: Son como una extensión de la banca online. En este caso, nos referimos a programas para descargar en el smartphone, desde donde el usuario puede concretar operaciones financieras.

Cabe mencionar que la banca telefónica incluye el uso de mensajes de texto. Estos sirven, por ejemplo, para que la entidad financiera ofrezca al cliente ampliaciones en su línea de crédito.

Comparte este artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, TE RECOMENDAMOS LEER:

Deja un comentario