Mercado a Plazo

El Mercado a Plazo es aquel en donde las transacciones y el precio aplicable se acuerdan en un momento dado del tiempo pero se concretarán en el futuro (a partir de dos días hábiles en adelante).

En el Mercado a Plazo los compradores y vendedores llegan a un acuerdo sobre un determinado precio de venta el que se mantendrá vigente para una operación que se realizará en el futuro (al menos días hábiles después). Lo esencial del acuerdo es que aún cuando las condiciones del mercado u otras circunstancias cambien al momento de concretarse la operación, se mantendrá el precio previamente acordado.

Objetivo del mercado a plazo

El principal objetivo del mercado a plazo es evitar el riesgo permitiendo que las partes negocien el precio en un momento dado y tengan la certeza que las fluctuaciones del mercado no le afectarán.

El mercado a plazo tiene la ventaja de entregar una mayor seguridad permitiendo realizar una mejor planificación de las actividades a lo largo del tiempo y obtener protección ante el escenario de que la variación de los precios u otros valores sean perjudiciales.

La principal desventaja del mercado a plazo es perder los beneficios que se obtendrían en el escenario de que las fluctuaciones de los precios resultan favorable para la organización.

Características del mercado a plazo

Las características esenciales del mercado a plazo son las siguientes:

  • Existe una negociación bilateral en donde las partes acuerdan el precio y condiciones de una transacción
  • La transacción se realizará en el futuro bajo las condiciones pactadas, independientemente de que las condiciones o precios del mercado hayan variado
  • La transacción se realiza al menos dos días hábiles posteriores al acuerdo y generalmente se ejecuta entre 3 y 6 meses después
  • Usualmente existe un contrato en donde se estipula las condiciones del acuerdo

Dónde se aplica el mercado a plazo

Los contratos a plazo generalmente se aplican a la compra y venta de productos, activos o servicios cuyo precio presenta una alta fluctuación. Entre estos mercados tenemos:

Ejemplo del mercado a plazo

Supongamos que un inversionista español quiere comprar 500.000 dólares para un proyecto. Tiene el temor de que en un futuro cercano el precio del dólar aumente por lo que quiere protegerse de este riesgo. Para lograrlo, negocia con un vendedor de dólares para que se fije un precio (digamos un tipo de cambio de 1,11 euros por dólar) aunque la compra de las divisas se realizará en los próximos tres meses.

Cuando llega el momento de la operación, se compran y venden los 500.000 dólares al tipo de cambio pactado aun cuando este pueda ser distinto del que esté vigente (por ejemplo 1,55 euros) y perjudique o beneficie a alguna de las partes.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario