ROI de Marketing

El concepto ROI de marketing hace referencia a una métrica que se encarga de medir el beneficio que ha supuesto una acción de marketing que se ha planificado previamente.

Una hoja de ruta incluye diferentes acciones de marketing que se organizan en función de una investigación y planificación previa. Tras seleccionar las que se van a implementar, se ponen en funcionamiento y para valorar si han sido rentables o han tenido un aporte de valor importante para la empresa se han de medir. De esto se encarga la métrica ROI de Marketing.

Es necesario conocer si la inversión realizada para la puesta en marcha de estas acciones tiene un retorno. Por este motivo hay que tenerla en cuenta para valorar lo que se ha llevado a cabo y ver lo que ha sido rentable o no para hacer uso en el futuro de esa determinada estrategia.

Pasos para hacer un ROI de marketing

En muchas ocasiones lo que impide llevar a cabo esta fase en la implementación de las estrategias es el desconocimiento de cómo hacerlo.

Estos son los pasos para hacer un ROI de Marketing:

Planificar y escoger los indicadores

Esta acción tiene varios pasos a seguir. Se debe pensar en un objetivo que tenga la empresa, crear una estrategia para ese objetivo, implementarla y a continuación valorar lo sucedido.

Por ejemplo, el objetivo es conseguir suscriptores para un blog de cocina y realizar campañas de email marketing. Para ello se ha creado un ebook gratuito en la web de la empresa para que la gente se lo descargue y obtener así su correo para conseguir ambas acciones.

Los indicadores que se escogerán para hacer la medición podrían ser: medir la tasa de participación, el número de descargas, comentarios si se hace a través de una campaña de facebook ads generando un anuncio, entre otras.

Aplicar la fórmula

Para conocer el ROI de Marketing es necesario aplicar una fórmula que sería la siguiente:

ROI = (Beneficio-inversión) / inversión

A priori parece sencilla, pero se complica dependiendo de los indicadores y de los datos que hayamos generado. No todas las acciones generan unos datos específicamente medibles.

No obstante, un ejemplo de esto sería lo siguiente.

  • Beneficio: Siguiendo con el ejemplo anterior, para considerar que la estrategia está siendo óptima en cuanto a beneficios se pretenden conseguir 2000 descargas mensuales. Es decir, 2000 suscriptores. La descarga por suscriptor nos genera, mensualmente, 0,2 euros.
  • Inversión: La inversión realizada puede ser el coste que tuvo la creación del ebook. Por ejemplo, 100 euros.

ROI = [ ( 2000 x 0,2 ) – 100 ] / 100 = 3 

Esto nos indica que el retorno de la inversión es de 3 euros al mes por cada euro invertido. Evidentemente, en dos meses, si las descargas continúan, el ROI crecerá.

Con estos datos ya se podría determinar la fórmula anteriormente expuesta.

Todo esto determina realmente lo que se ha conseguido con una estrategia y si los objetivos que se tenían previamente eran realistas.

Este tipo de estudios van a servir de ayuda para no repetir estrategias y acciones que no han resultado rentables para la empresa con el objetivo de sustituirlas por otras o variar la estrategia para comprobar si el problema pudo estar en los indicadores, los objetivos, la propia estrategia o la forma de implementarla.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario