Los bienes libres son aquellos que no requieren de un proceso de producción o transformación para ser obtenidos y se encuentran disponibles en cantidades casi ilimitadas.

Debido a la abundancia de los bienes libres, no es necesario que su consumo sea racionado y por ende no tienen mercado ni precio. Se encuentran disponibles para todos aquellos que los quieran consumir y no tienen dueño.

Los bienes libres se contraponen a los bienes económicos en que estos últimos son escasos por lo que tienen un valor económico que puede ser traducido en dinero (euros). Los bienes económicos tienen mercado y para poder acceder a ellos generalmente es necesario pagar un precio.

No obstante sus diferencias, ambos tipos de bienes generan utilidad al ser consumidos y por tanto tienen valor de uso.

Comparación entre bienes libres y económicos

A continuación presentamos un cuadro comparativo de las principales características de ambos tipos de bienes:

LibresEconómicos
Creados por la naturalezaCreados por el hombre
AbundantesEscasos
No tienen propietarioTienen propietario
Son gratuitosTienen un precio
Son intransferiblesSon transferibles
No tienen valor de cambioTienen valor de cambio
Tienen valor de usoTienen valor de uso
Tienen utilidadTienen utilidad

Ejemplos de bienes libres

Algunos de ejemplos son: luz solar, viento, sonido de una catarata, etc. Cabe mencionar que aunque estos bienes no requieren de un proceso de producción o trasformación, algunas empresas pueden transformarlos para luego venderlos en un mercado. Así por ejemplo, la luz solar puede ser transformada en energía para luego ser comercializada.