El equilibrio del mercado de dinero o mercado monetario es el punto de mercado que se produce como consecuencia del cruce de la oferta monetaria con la demanda monetaria. Como resultado de esta equivalencia, obtendremos el nivel de tipos de interés óptimo a corto plazo.

La demanda de dinero de define como la proporción de riqueza que las personas quieren mantener en forma de dinero. Sin embargo, la oferta de dinero se define como el efectivo en manos de público más los depósitos que mantienen en cuentas bancarias.

La condición de equilibrio de este mercado se mide a través de la relación entre los tipos de interés y la renta, que es la curva LM. Un exceso de demanda (de oferta) en el mercado monetario lleva asociado un exceso de oferta (de demanda) en el mercado de bonos y se conoce como Ley de Walras.

Ante esta situación, ese equilibrio se puede romper a través de las fuerzas de mercado, por lo que podemos encontrarnos con dos posibles situaciones de desequilibrio en el mercado de dinero.

curva-lm

 

Demanda monetaria < Oferta monetaria

En este caso, el tipo de interés será más alto que el de equilibrio porque la gente tendrá su dinero más líquido ya que su coste de oportunidad es bajo. De este modo, los bancos tendrán que elevar las rentabilidades de sus productos financieros para poder colocarlos entre el público.

La demanda de productos de renta fija será muy alta y por tanto, los bancos colocarán fácilmente sus productos financieros y no necesitarán ofrecer mayores rentabilidades para atraer fondos de la gente, de este modo, existirá una presión a la baja de los tipos de interés.

Demanda monetaria > Oferta monetaria

En este caso, el tipo de interés es más bajo que el de equilibrio, la gente tendrá más incentivos a tener dinero líquido, como por ejemplo depósitos a la vista, cuentas de baja remuneración o dinero en efectivo. De esta forma, el coste de oportunidad será mayor, y la gente estará interesada en invertir en productos que puedan ofrecer una mayor rentabilidad y, a su vez, sujetos a mayor riesgo.

La distribución de la cantidad de dinero que las personas demandan depende de cómo esté desarrollado el sistema financiero y la confianza en éste. Se considera que cuanto mayor es el nivel de producción y renta, mayor será la demanda de dinero y, a su vez, el tipo de interés se incrementará, teniendo una pendiente positiva la curva LM.