El indicador técnico es una herramienta de análisis bursátil que sirve para estudiar la evolución futura de los precios de un activo financiero. Por tanto, ayuda a interpretar si los precios de un activo se encuentran en situación de sobrecompra o sobreventa con la finalidad de acertar en la decisión de una inversión.

Demos tener en cuenta que la variable más importante que tiene un activo financiero es su precio, y por tanto, todos los indicadores técnicos van a ir retrasados con respecto a éste, por ello, es conveniente utilizar otro tipo de herramientas de análisis, como por ejemplo el análisis fundamental o herramientas de volatilidad que permitan ser más certeros a la hora de invertir.

Clasificación de los indicadores técnicos

Los indicadores técnicos se clasifican en cuatro grandes categorías:

  • Tendencia: Son aquellos que son más efectivos cuando el precio está en tendencia alcista o bajista pero menos efectivos cuando se encuentran en momentos laterales de acumulación. Dentro de esta categoría podemos destacar las medias móviles, las Bandas de Bollinguer, el parabólico Sar, la desviación estándar o el Ichimoku.
  • Osciladores: Se construyen a través de la variable precio combinada con otros fatores como la volatilidad, la velocidad del movimiento o medias móviles. Los más importantes a destacar son el MACD, RSI, Estocástico, Momentum, ATR y Williams.
  • Volumenes: Esta categoría se construye a través del volumen de negociación en el mercado. Se incluyen dentro de ésta al Indicador Money Flow, Acumulación/Distribución. Volumen de negociación, Balance en el volumen,
  • Bill Williams: Combinan diferentes variables basadas en modelos mataemáticos simples pero más complejos eque en las categorías anteriores. Los más importantes son el Oscilador de Aceleración, los Fractales o el Alligator.

También podemos destacar los retrocesos de Fibonacci que es un indicador técnico que no entra dentro de estas categorías ya que es de tipo chartista o de trazado en el gráfico y permite buscar puntos de entrada en el mercado a través de niveles de retroceso especificos que cumplen una lógica mátematica de sucesión de números, provocada por la suma del número anterior. Fuera de la categoría de indicador técnico se encuentra la teoría de las ondas de Elliot que dice que el mercado se mueve por efectos de onda de impulso y de retroceso de diferente magnitud y que permiten saber los movimientos que se van a producir en el mercado como consecuencia de su interacción.