Análisis bursátil

El análisis bursátil es la disciplina que estudia los movimientos de las cotizaciones bursátiles a través de gráficos, balances, series temporales, series estadísticas o teorías de diversa índole.

Cuando hablamos de análisis bursátil estamos haciendo referencia a un campo muy amplio. Amplio, porque existen muchos tipos de análisis desde los que se puede abordar el estudio del mercado bursátil. Desde el nacimiento del análisis técnico (análisis de los gráficos), no han parado de proliferar tipos de análisis. Más si cabe, con el avance de la tecnología.

Generalmente se conoce que existen cuatro tipos de análisis bursátil:

  • Técnico
  • Fundamental
  • Macroeconómico
  • Cuantitativo

Sin embargo, aunque estos cuatro engloban los tipos de análisis bursátil más importantes, no podemos dejar de hacer mención a otros tantos. Por ejemplo, el análisis político a través de la teoría del ciclo presidencial. El análisis de la microestructura de mercado. El análisis mediante finanzas conductuales. La teoría de las señales. La teoría de la agencia.

Análisis técnico

El análisis técnico es aquel que estudia los movimientos bursátiles a través de gráficos e indicadores basados en el precio de las cotizaciones. El análisis técnico se puede subdividir en:

Es el tipo de análisis más sencillo. Derivado de lo anterior es también el más popular.

Análisis fundamental

El análisis fundamental estudia los precios de los activos financieros en función de las variables financieras que les afectan. De tal forma que calcula cual es el precio teórico que un activo debe tener.

El análisis fundamental es totalmente independiente de los gráficos de precios y suele aplicarse a empresas. Así mismo, el análisis fundamental se centra en dos tipos de análisis:

  • Análisis microeconómico: el cuentas consolidadas de la empresa, así como otras variables no cuantitativas que pueden afectar a su valor. Por ejemplo, se realizan análisis DAFO o estudios sobre las barreras de entrada en el sector.
  • Análisis macroeconómico: se analizan componentes propios de la economía en la que opera la empresa como el PIB, la inflación o la política exportadora.

Es común entre los analistas fundamentales tener un marco macroeconómico de referencia. Es decir, tener su propia visión de cómo la situación económica puede afectar a ese tipo de empresa en concreto.

Análisis macroeconómico

El análisis macroeconómico, también llamado análisis macro, estudia los movimientos bursátiles en función de variables exclusivamente macroeconómicas. Es decir, se centran en variables agregadas. Suele aplicarse a países o zonas económicas. Entre la variables que estudia el análisis macro, se encuentran:

Este tipo de análisis bursátil es complejo. Requiere tener amplios conocimientos en materia de análisis económico. Además, se necesita

Análisis cuantitativo

El análisis cuantitativo se centra en el estudio de series temporales y modelos matemáticos para analizar los precios de los activos financieros de cualquier tipo. Por su amplitud, el análisis cuantitativo tiene un tratamiento aparte. No obstante, otros tipos de análisis puede incluir de técnicas propias del análisis cuantitativo.

Por ejemplo, los indicadores técnicos son una variante del análisis cuantitativo. Los analistas fundamentales pueden utilizar técnicas cuantitativas para analizar los estados financieros. Y, de la misma forma, los analistas macroeconómicos pueden hacer uso de técnica cuantitativas para añadir fiabilidad a sus análisis.

Dicho de otra forma, el análisis cuantitativo puede aplicarse a cualquier tipo de análisis. No obstante, algunas técnicas son exclusivas del análisis cuantitativo. Por ejemplo:

Críticas al análisis bursátil

Independientemente de los tipos de análisis, existen corrientes de pensamiento financiero que afirman que el análisis bursátil no es efectivo. Según la teoría del paseo aleatorio, los precios de los activos siguen una secuencia aleatoria e impredecible.

Otra crítica al análisis bursátil viene por parte de aquellas teorías que explican la eficiencia del mercado. Según la hipótesis de los mercados eficientes existen tres tipos de eficiencia:

  • Débil: La información pasada no es valiosa. Pero la información pública y privada actual sí. El análisis técnico no funciona, pero el análisis macroeconómico, fundamental y cuantitativo sí.
  • Semi-fuerte: . La información pasada y la información pública no son valiosas. Pero la información privada es valiosa. No funcionan ningún tipo de análisis bursátil.
  • Fuerte: Ni la información pasada, ni pública, ni privada es valiosa. El precio incorpora toda la información posible.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario